Tendencias & redes

«Pienso en tu mirá»: Rosalía, la cantaora de flamenco millennial que deconstruye el amor romántico

Por: Bruno Delgado | Publicado: 27.07.2018
«Pienso en tu mirá»: Rosalía, la cantaora de flamenco millennial que deconstruye el amor romántico rosalia-2018-Pienso-en-tu-mira-billboard-1548 |
La catalana es la artista que hay que escuchar. Su propuesta autoral es tan particular como vanguardista, con una voz furiosa con la que canta sobre la España contemporánea y los dolores de las mujeres que viven luchando contra el machismo y sus reglas.

Su voz, una especie de animal indomable que habita en sus cuerdas vocales y que deja libre cada vez que se sube a un escenario o mantiene contenida en las grabaciones de su disco. Esa es la sensación que te dejará la primera vez que escuches a Rosalía, la joven cantaora de flamenco que tiene muchas cosas que decir.

La artista de 25 años es un fenómeno especial. Una intérprete, compositora y bailarina que ha logrado algo muy difícil en el mundo del flamenco, resistente a los cambios de aire: imponer un estilo que se desmarca de la historia y al mismo tiempo tomar la tradición para presentarla a una generación más joven. Rosalía Vila, su nombre completo, ha hecho avanzar un estilo que suele encorsetarse y restringirse en vez de sacar sus cuerdas por la ventana para mirar y absorber el presente.

Con un solo LP en el cuerpo, «Los Ángeles» (2017), la catalana se para como una veterana de las pistas que ha pasado por incontables experiencias y al mismo tiempo como si dejara la vida en cada show y, por qué no, canción.

Canciones que no están ajenas al dolor, el sufrimiento y la angustia clásica de las cantaoras, y en las que no teme tomar prestado de otros géneros contemporáneos para insuflarles de vitalidad y ser una puerta de entrada para un público que jamás se interesó en esta música.

«De Plata», «Catalina», «Por mi puerta no lo pasen» o «Por castigarme tan fuerte» son algunos de los temas que mejor representan la fuerza de su cantar y de su primer disco. «Aunque es de noche», un sencillo del 2017 que no está en su placa, también es un excelente ejemplo para conocerla. El minuto final es un aullido desgarrador que cuesta asociar con su imagen.

Porque su puesta en escena es otra acción rupturista y una exuberante muestra de su personalidad tanto musical como autoral: vestidos rojos al igual que sus labios, uñas multicolores, pelo largo, negro y lacio, que a veces mezcla con una vestimenta de buzo, al mejor estilo de la música urbana son sus sellos. Nada baladí si se entiende que el interés generado por  su música se disparó gracias al primer corte de su próximo disco: «El mal querer» el LP y «Malamente» el sencillo.

En vez de refugiarse en su zona de seguridad, el flamenco, decidió jugársela y mezclar formas y fondos. Como ella misma ha dicho en varias entrevistas, vive en una generación que no teme conjugar lo diferente, rescatar los colores de diversas fuentes para crear un cuadro con una paleta propia. Así, su colaboración el regaettonero J Balvin en «Brillo» llegó para levantar cejas, pero lo que cosechó fue aplausos y miles de nuevos seguidores deslumbrados en la cadencia y espesor de su voz.

Si esta mezcla de flamenco, con rumba, hip hip, funk y regaetton, y la propuesta visual vanguardista para el género que ya hizo propio no fueran suficientes para declarar este momento como suyo, hay otra sensibilidad que subyace en todo su trabajo, como gestándose bajo la melodías sangrantes: un feminismo lleno de desparpajo y con ganas de derribar gigantes en videoclips llenos de referencias simbólicas.

Así llega «Pienso en tu mirá», el nuevo sencillo de su próximo disco en el que hace volar por los aires con rimas y versos llenos de reivindicación y de ganas de gritar hasta cuándo se siguen normalizando conductas asfixiantes como los celos, los que aun se entienden con muestras de cariño o incluso deseo.

«Me da miedo cuando sales, sonriendo pa’ la calle, porque todos pueden ver, los hoyuelitos que te salen», describe en el retrato versado de una relación asfixiante basada en el amor romántico. Porque esto es como «Corazones Rojos» de Los Prisioneros, una mofa critica, una representación poética y explícita para desnudar lo peor que esconde este imaginario que sitúa en una España contemporánea, violenta, mundial y opresora. Y todo queda evidenciado en el videoclip, una propuesta audaz, intimidante, y agresiva.

«Cuando sales por la puerta, pienso que no vuelves nunca, y si no te agarro fuerte, siento que será mi culpa», canta con seguridad  en otra parte de esta imagen violenta de una forma de entender la relaciones en parejas desde el machismo, con culpa y posesión. Porque «tu mirá, clavá, es una bala en el pecho».

 

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.