Tendencias y Redes

Cómo protege la ley a los trabajadores que deben estar al aire libre en plena ola de calor

Por: Kathia Cancino Rojas | Publicado: 22.11.2022
Cómo protege la ley a los trabajadores que deben estar al aire libre en plena ola de calor Imagen referencial |
Sofocante es el escenario en nuestro país por la ola de calor que experimenta la zona central, y que afecta sobre todo a aquellos trabajadores que se desempeñan a todo sol. Desde el Instituto de Seguridad Laboral (ISL) explican las garantías mínimas que deben entregar los empleadores y qué hacer si no se cumplen.

Hasta 37 grados podrían alcanzar las temperaturas entre las regiones de Coquimbo y el Biobío estos días, situación que llevó a las autoridades a decretar una alerta meteorológica.

La situación pone en el ojo del huracán a aquellos trabajadores y trabajadoras que se desempeñan en faenas al aire libre, quienes podrían resultar especialmente afectados por esta ola de calor.

Y las empresas tiene normas que cumplir al respecto. Así lo aclara Camila Vergara, jefa del departamento de Prevención de Riesgos del Instituto de Seguridad Laboral (ISL): «Los empleadores de trabajadores expuestos deben realizar la gestión del riesgo de radiación UV adoptando medidas de control adecuadas”

Esto implica:

  • Informar a los trabajadores sobre los riesgos de exposición a los rayos UV.
  • Publicar diariamente y en un lugar visible el índice UV señalado por la Dirección Meteorológica de Chile y las medidas de control que se deben aplicar.
  • Identificar a los trabajadores expuestos, cumpliendo con el Decreto Supremo 594, sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas, que protege a los trabajadores con faenas al aire libre. 

Condiciones que de no cumplirse pueden implicar sanciones para los empleadores por violar el decreto 594. Además, los trabajadores «pueden denunciar formalmente a través de la Inspección del Trabajo», agrega Vergara.

La voz de los especialistas

Pero dichas medidas deben ir acompañadas de una correcta hidratación, considerando que “una falta de agua en nuestro organismo podría incluso contraer nuestro cerebro por el esfuerzo extremo que realiza para funcionar”, advierte Fabiola Romero, académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la Universidad Andrés Bello. 

Situación que podría llevar a un golpe de calor, donde el cerebro y el resto de los órganos dejan de funcionar bien, e incluso puede ocasionar convulsiones y la muerte. Así lo explica el médico deportólogo de Alemana Sport,  Raúl Smith, por los efectos a corto plazo de la deshidratación y de la exposición excesiva a los rayos UV. 

Exposición que además “produce efectos dañinos a corto y largo plazo, principalmente en ojos y piel que van desde quemaduras solares, queratitis actínica y alteraciones de la respuesta inmune hasta fotoenvejecimiento, tumores malignos de piel y cataratas a nivel ocular”, señala Vergara. 

Faenas al aire libre y ola de calor

Como los trabajadores al aire libre son los más afectados por la ola de calor, por verse expuestos directamente a la radiación UV y la deshidratación, los empleadores tienen la obligación de realizar un trabajo administrativo, de ingeniería y de suministro de elementos de protección personal, según explica Vergara desde el ISL. 

“De ingeniería, para realizar un adecuado sombraje de los lugares de trabajo para disminuir la exposición directa a la radiación UV, como techar, arborizar, mallas oscuras y de trama tupida, y parabrisas adecuados”, puntualiza. 

“Administrativas, para calendarizar faenas, tener horarios de colación entre las 13:00 y las 15:00 horas en lugares con sombraje adecuado y contar con rotación de puestos de trabajo para reducir el tiempo de exposición”, agrega, lo que debe ir acompañado de la entrega de gorros, lentes y protector solar según el grado de exposición de los trabajadores. 

Recomendaciones establecidas por la Guía Técnica de Radiación UV de Origen Solar, dictada por el Ministerio de Salud, y que es la bajada más didáctica del Decreto Supremo 594, sobre condiciones sanitarias y ambientales básicas, que protege a los trabajadores con faenas al aire libre. 

Pero dicha guía resulta insuficiente si no se acompaña de una correcta hidratación y alimentación. La nutricionista Fabiola Romero, entrega los siguientes tips para prevenir los efectos adversos de la ola de calor. 

  • Priorizar beber agua de la llave o filtrada y no considerar como hidratación el consumo de jugos, bebidas azucaradas, té o café, ya que estos productos deshidratan y no cumplen el efecto que necesitamos.
  • Para activar tu metabolismo e hidratar tu cuerpo que ha estado en reposo, al despertar, consume 1 vaso de agua.
  • Para incorporar agua a tu día a día, consume 1 vaso de agua cada vez que ingieras alimentos.
  • Puedes añadir sabor al agua con algún trozo de fruta, cáscara, o saborizantes naturales (frutillas/naranja/limón/jengibre/pepino ensalada, apio etc.)
  • Utiliza una botella de tamaño práctico, antiderrame y de material sin BPA (son aquellas botellas que no contienen la sustancia Bisfenol A). Así podrás hidratarte en cualquier momento y al final del día sabrás cuánta agua tomaste, de acuerdo a cuentas veces llenaste la botella.
  • Ingiere alimentos que contengan más agua como hortalizas verdes: apio, lechuga, pepino, y, frutas de verano: frutillas, sandía, melón, pera, pepino, entre otros.
  • En días de calor, la hidratación es primordial, no esperes a tener sed, es mejor adelantarse a esta señal de deshidratación.

 

 

 

Déjanos tus comentarios
La sección de comentarios está abierta a la reflexión y el intercambio de opiniones las cuales no representan precisamente la línea editorial del diario ElDesconcierto.cl.