por El Presidente Sebastián Piñera defendió este martes ante el pleno de la Asamblea General de Naciones Unidas la candidatura de Chile para ocupar un puesto no permanente en el Consejo de Seguridad del organismo.

Piñera aprovechó su intervención para abordar algunos de los retos pendientes de Naciones Unidas como una reforma “verdadera” y “profunda” de ese Consejo, y agradeció las “múltiples” muestras de apoyo que ha recibido la candidatura chilena.

“La reforma que este Consejo requiere no se agota en el cambioen su composición orgánica, sino que exige dejar atrás la lógica de los vetos, que responde a un mundo antiguo que ya no existe, para reemplazarla por una lógica de quórums especiales”, dijo.

El presidente chileno abogó por ampliar sus miembros permanentes y no permanentes, asegurar una debida representación regional y fortalecer sus métodos de trabajo y de toma de decisiones para dotarlo de “más eficacia y legitimidad”.

Piñera apoyó la incorporación de Brasil, Alemania, Japón e India como miembros permanentes del Consejo y se sumó a los reclamos a los países con derecho a veto a abstenerse de usarlo ante crímenes de guerra, genocidio o limpieza étnica.

Asimismo, reafirmó el compromiso de Chile con la democracia y el respeto a los derechos humanos, así como su apuesta permanente por el multilateralismo, un regionalismo abierto al mundo y una competencia económica leal y constructiva entre los países.

Piñera reiteró también su llamado a terminar con la proliferación de armas nucleares y de destrucción masiva, y a desmantelar las que ya existen, además de condenar el uso de armas químicas en Siria y la fuerza indiscriminada contra civiles.

Durante su discurso también reiteró su apoyo a Palestina como miembro observador de la ONU y confió “muy pronto” en darle la bienvenida como miembro pleno, con un estado “libre y democrático” y que goce junto a Israel de fronteras “acordadas, reconocidas y seguras”.

En otro orden de cosas, el presidente destacó que Chile ha logrado alcanzar “prácticamente todos” los Objetivos de Desarrollo del Milenio y ha redoblado sus esfuerzos para cumplir las metas aún pendientes antes de 2015.

Además, dijo que su país participa en la definición de la nueva Agenda Global de Desarrollo Sostenible a partir de 2015, con nuevas metas, objetivos y responsabilidades “concretas, medibles, audaces y factibles”.

Piñera, que expresó su solidaridad a México por el paso de dos ciclones tropicales que han causado unos 123 muertos y sus condolencias a Kenia por el asalto a un centro comercial, hizo mención al cuarenta aniversario del golpe de Estado en su país, y el vigésimo quinto aniversario de la recuperación de la democracia.

El presidente resumió algunas de las “lecciones” aprendidas por los chilenos: el respeto a los derechos humanos, que la democracia es un valor “frágil”, y la relación “estrecha” entre la calidad de la democracia, el progreso económico y la justicia social.

Piñera dijo que ahora los chilenos afrontan una nueva transición que permitirá al país “antes de que termine esta década” ser el primero de América Latina, “ojalá no el único”, en dejar atrás el subdesarrollo y superar la pobreza.

Así, destacó que pese a los desastres naturales que sufrió su país en 2010 y de la crisis financiera, Chile ha vuelto a crecer con fuerza y ahora el PIB per cápita es de 20.000 dólares, y la pobreza y las desigualdades están disminuyendo.