Menos balines y lacrimógenas, más libros para el pueblo: Lo triste de ser lector pobre en Chile