Armando Uribe, el legado de un poeta lúcido y malhumorado