Darío-Vásquez-CPEncabezando la lista G “Movimiento amplio por una nuevo colegio”, Darío Vásquez se perfila como una de las listas más críticas a la conducción encabezada por el militante del Partido Comunista, y en entrevista con El Desconcierto acusa que los han dejado de lado en muchas decisiones. En estas elecciones, con un récord de 7 listas, el Colegio de Profesores se juega una importante definición de cara a un 2014 que se anuncia como un año lleno de movilizaciones, y los profesores algo tendrán que decir.

-¿Qué opinión tiene de la conducción del colegio de profesores en los últimos dos periodos?

-“Nosotros somos la lista opositora a la actual conducción, porque consideramos que durante los últimos 6 años, con el colega Gajargo ha habido una conducción errática que nos tiene sumido en una profunda crisis, que se refleja en la poca cantidad de afiliados que tenemos, entre otras cosas. También se refleja en los nulos logros que hemos tenido. En estas elecciones están habilitados para votar 52 mil docentes, y en el país están laborando 180 mil. Resulta además que de esos 52, unos 20 mil son pensionados, por lo tanto la cantidad de profesores activos que está hoy día con sus cotizaciones al día en el gremio es realmente baja, y por lo tanto urge superar esta crisis interna, y para eso se necesita cambiar la cara del Colegio.”.

-Se plantea que el magisterio ha perdido su incidencia, ¿está de acuerdo? Si es así, ¿a qué lo atribuyen?

-“Exactamente. Nosotros tenemos casi nula relación con el gobierno, los problemas del gremio no se han podido plantear. Este años tuvimos algunas conversaciones pero a todo nos dijeron que no. Los puntos que les planteamos, que son cosas urgentes de resolver, pero también hay que recordar que cuando asumió el gobierno del presidente Piñera en el año 2010, nosotros tuvimos un proceso negociador que culminó después de varios meses sin acuerdo con el gobierno, y por consiguiente, el propio presidente Piñera salió en cadena nacional anunciando un proyecto de ley a espaladas del magisterio, que se tradujo en lo que es hoy en día la ley 20.501, que en definitiva no ha mejorado en absoluto la educación en Chile, y lo único que ha conseguido es más mercado no más. Por lo tanto, este gremio ha tenido muy malos momentos durante los últimos tres años y eso es lo que nosotros queremos cambiar. Nosotros queremos una política distinta, levantando un discurso pedagógico distinto, y cambiar la imagen pública de los profesores, y esto obviamente que tiene que ver con los métodos de trabajo, la forma de enfrentar los problemas. Queremos una forma más democrática para que juntos como magisterio enfrentemos los problemas, que son los que nos vienen”.

-¿Cuál debería ser la vinculación del Colegio de Profesores con el resto de los actores sociales en Educación?

-“En primer lugar, nosotros tenemos que lograr en lo interno hacer que nuestros colegas jóvenes que se han incorporado al trabajo vean en el Colegio como su organización y entren. En segundo lugar, tenemos que vincularnos y tratar de hacer alianzas de tipo estratégico con los demás trabajadores de la Educación. Cuando hablamos de ellos, nos referimos a los asistentes de educación, a las federaciones y confederaciones de profesores, y a los innumerables sindicatos que existen en el país. Nosotros estamos obligados, para enfrentar los problemas en la educación, a crear un frente común, ponernos de acuerdo en las propuestas, levantar una propuesta clara y coherente ante el nuevo gobierno, e intentar un acuerdo nacional por la Educación”.

“Junto con eso también necesitamos acercarnos al mundo académico, necesitamos conectarnos con los decanos de las facultades de educación, con los rectores de las universidades, con los profesores universitarios, de tal manera que con ellos podamos intercambiar para poder conciliar las visiones que tenemos de Educación, y en lo posible también, que se plieguen a hacer una propuesta conjunta. Y en tercer lugar, una alianza estratégica con los estudiantes. Aquí, ellos ya han dicho su palabra con respecto al nuevo gobierno, sabemos que va a ser la presidenta Bachelet, y por tanto tenemos cuestiones de fondo que enfrentar y clarificar de acuerdo al programa que ella ha presentado. Una de esas cosas que hay que clarificar es el concepto de Educación Pública, de Educación Gratuita, y el fin del lucro. Cuando ellos adelantan que no habrá lucro con fondos públicos, yo creo que están sesgando el problema de la educación en Chile. Los estudiantes tienen una posición distinta que es educación gratuita en todos los niveles y en todos los ámbitos, y ahí hay una diferencia sustancial entre ambas posturas, y en eso nosotros también tenemos que definir cuál va a ser nuestra postura”.

-¿Cómo deben plantearse como Colegio ante el gobierno Michelle Bachelet?

-“Como digo, nosotros estamos por una Educación Pública gratuita por el término del lucro, por el fin del financiamiento compartido, por un nuevo financiamiento, porque definamos cual es el rol del Estado en educación con el nuevo gobierno. Y también está el tema que del término del ejercicio de la profesión docente. En este país quieren resolver la calidad la educación, creo que tiene que haber una preocupación principal por el desempeño de los docentes, pero en Chile se han establecido las peores condiciones laborales del mundo para los profesores. Éste es el país donde se trabaja con más alumnos por sala en el mundo y con más horas  de clases. Los países desarrollados, que son de corte capitalista-neoliberal, tienen educación pública gratuita y dan un trato excelente al profesorado, y así es como han construido una muy buena educación. Por eso es que uno no se explica esta tremenda contradicción de los gobiernos que ha habido, de que todos dicen que hay mejorar la calidad, preocuparse de los docentes, pero cuando llega el momento de producir los cambios que corresponden, no hacen nada”.

-Independiente de quien encabece el Colegio, ¿cuál debiera ser el principal objetivo programático en el próximo periodo?

-“Hay dos cuestiones de fondo. Primero, el tema de la Educación Pública gratuita, es algo de fondo y tiene que ver con quién administra ese modelo, y ahí como decía tiene que estar vinculado con el Estado, con las atribuciones que debe tener el ministerio, y cuál es el tipo de educación que se quiere entregar. En segundo lugar está el tema de la carrera docente, donde tenemos que resolver el tema de la formación inicial, el ingreso de los profesores nuevos al sistema, y que ellos ejerzan las direcciones y administraciones de los colegios, no los abogados ni los economistas o ingenieros comerciales. En estas posiciones tienen que trabajar los profesores. En los últimos años se ha relativizado la pedagogía, y por lo tanto hay que volver a darle un respaldo a la formación inicial docente. Y también hay otro tema de fondo que tenemos que asumir que el cambio en el sistema de pensiones, y para eso también tenemos que establecer alianzas con otros sectores”.

-¿Qué diferencia su postura con la de los otros candidatos?

-“El problema del diagnóstico está hecho, yo creo que ni siquiera el gremio al interior tiene dificultades con respecto a las cosas que hay que hacer. También los gobiernos anteriores y ahora el de derecha saben las cosas que hacen falta. Los investigadores, los académicos, todos concordamos en qué cambios hay que hacer y se han dicho más de 20 años. Pero las diferencias que tenemos con otras listas es que nosotros queremos hacer una dirección colectiva, donde todos participemos. Queremos una labor gremial para acercarnos más al profesorado y las decisiones las tomemos en conjunto, que hagamos consultas, que es algo muy solicitado por toda la ciudadanía y esas cosas se han dejado de hacer en el gremio. Entonces cuando vengan momentos cruciales, momentos de cambios importantes, nosotros los que tenemos que hacer es impulsar en conjunto como magisterio. Aquí no somos un grupo de iluminados que estamos arriba dirigiendo el gremio, y los 7, 8, o 10 dirigentes los que vamos a decidir el destino del magisterio, sino hacer consultas permanentes a las bases cosa de que los colegas participen. Es la única manera de volver a hacer que los colegas crean en el Colegio, que sientan que sus aspiraciones son reflejadas en la conducta de los dirigentes”.

-Me imagino que se sienten más cerca de lista chicas como la del Colectivo Paulo Freire que de la lista encabezada por Jaime Gajardo, que cuenta con una maquinaria importante detrás, ¿o no?

-“Así es. Ellos han ejercido el poder absoluto en estos años por lo que nuestra participación ha sido menor. Cuando se nos preguntan qué hacemos nosotros siendo parte de la dirección nacional, como en el caso mío que ocupo la secretaría general de la organización, hay muchas cosas que nosotros mismos no conocemos, muchas cosas pasan a espaldas nuestras, que las conocemos por la prensa y una vez que ya se han efectuado. Esa forma de ser de ellos es la que tenemos que eliminar. Y otras listas, como la lista Refundación, tiene mucha similitud con lo que queremos nosotros”.