¿Qué tan inocente resulta comprar un regalo de navidad para una niña o niño? ¿Están conscientes los chilenos de los ejemplos educativos que se les transmiten a sus hijos e hijas a través de los juguetes y la recreación? De seguro son preguntas que frecuentemente no se hacen al momento de efectuar una compra navideña, pero en El Desconcierto le ofrecemos algunas respuestas.

Chile es un país machista, y eso se sabe. La desigualdad de género es algo contra lo que se viene luchando hace ya tiempo, de forma lenta sin duda, pero cada vez con más fuerza. Sin embargo, la raíz profunda de una cultura patriarcal hace de la erradicación de estas significaciones sociales algo complejo.

Acorde al último Informe de Igualdad de Género presentado por el Foro Económico Mundial,  Chile se ubica en el puesto 91, de una lista de 136 países que fueron clasificados de acuerdo a sus avances en materia de igualdad de género.  En esta ocasión, el mundo laboral y la representación femenina en política fueron las variables peor evaluadas.

Pero las prácticas machistas distan de acotarse solamente a las relaciones laborales y de la vida pública. Las tareas domésticas están sumamente segregadas y se les siguen cargando mayoritariamente a las mujeres.

"Juguete para niño" / Falabella.cl

“Juguete para niño” / Falabella.cl

¿De dónde proviene esta forma de ver las relaciones humanas? Hay respuestas para ello desde la llegada del conquistador, pero existen factores que resultan mucho más inmediatos que una revisión histórica y social completa del país: la educación de los más pequeños.

¿Qué les compró a sus hijos esta navidad? Las ofertas de las grandes casas comerciales, más allá de resultar atractivas para algunos, tienen también un carácter profundamente machista, limitador y represivo.

El retail – al igual que otros establecimientos de comercio – ofrece productos específicamente para niños y también para niñas. La Polar, por ejemplo, tiene un catálogo online preocupante, pues en él se denotan una serie de estereotipos que no hacen más que contribuir a la desigualdad de género desde la cuna.

"Juguetes para niña" / lapolar.cl

“Juguetes para niña” / lapolar.cl

Teresa  Valdés, coordinadora del Observatorio de Equidad y Género, se refiere a esto: “en el fondo te van formateando desde que naces: lo único que importa para las mujeres es ser madres, esposas y dueñas de casa, y para los niños ser los que están siempre arriesgando, los que están siempre atreviéndose, con todas las consecuencias que ello tiene”.

En la categoría de juguetes para niñas encontramos: muñecas básicas, maquillaje de princesas, baldes, planchas, juegos de tazas, mini batidoras, mini cocinas y hasta un carro de supermercado. ¡Qué entretenido, dirán algunos! No, es machismo.

Se está relacionando a las mujeres desde que nacen a tareas como el cuidado de los bebés, el servicio al hombre y el quehacer cotidiano en las obligaciones domésticas que, en razón de una convivencia basada en la igualdad, debiesen estar distribuidas en todo los miembros de la familia. Los roles pasan a ser estereotipos, tal cual planeta Valdés: “Los roles fijos y estereotipados hacen que los hombres vean como negativo el hacerse cargo del cuidado, y la tendencia en el mundo. Para que tengamos plena igualdad entre hombres y mujeres, es que hay compartir todas las tareas”.

El abanico en la oferta de juguetes no varía en las otras grandes tiendas. Todas reproducen sistemáticamente el modelo de sociedad patriarcal a través de sus prácticas comerciales y de marketing, provocando profundas huellas socioculturales a sus consumidores.

Para Francia Hammet, educadora popular feminista, el diagnóstico es similar: “Desde chicas se les entrena con muñecas para que puedan estar dedicadas al cuidado del otro, la abnegación, al sacrificio de estar pendiente desde chiquititas al cuidado de la muñeca para ser una futura madre-esposa. Toda la recreación del ambiente doméstico”.

“También las limita bastante en las destrezas físicas. Por eso a veces se confunde que naturalmente las mujeres tendríamos más desarrollo de la habilidades motoras más finas, y por otro lado a los varones se les estimula con todo lo que tiene que ver con la violencia, con juegos bélicos, juguetes que simulan matar, la competencia. A los varones siempre se les está motivando a la competencia, ganar, ser mejores, demostrar que es hombre. Esto se transforma en una proyección de lo que van a ser en el futuro”, explicó Hammet.

Cocina / Falabella.cl

Cocina / Falabella.cl

La elección de un regalo navideño, y si el lector le otorga un sentido especial dada la ocasión, es sumamente importante. No sólo con pistolas, metralletas o arcos se entretienen los varones, y no con planchas, cocinas u objetos rosados son felices las pequeñas.

Los niveles de violencia y la cantidad de denuncias por maltrato y golpes que hay de hombres hacia mujeres están relacionadas con entender la vida en pareja como relaciones de poder y no igualitarias. Por ende, cuando los conflictos no se pueden resolver, hombres reprimidos terminan imponiéndose vía golpes. “Eso, aunque parezca increíble, parte con esto de regalarle a los niños chicos solamente un tipo de juguete y no otro”, sentenció Valdés.