Luego de que Pedro Browne , Joaquín Godoy y Karla Rubilar decidieran partir de Renovación Nacional, la incertidumbre causada por la crisis al interior del sector terminó por concretarse de la peor manera. Si bien las consecuencias de esta determinación son cuentas aún por sacar, está claro que la disputa por el “centro político” en la Alianza será un foco de atención durante el próximo período.

En la declaración pública que englobó las razones de su dimisión y que presentó su nuevo proyecto político “Amplitud”, los tres diputados reelectos en noviembre pasado afirmaron que su apuesta “tiene por fin inmediato lograr la unidad de todos los independientes de centro y derecha que no se sienten representados por los partidos actuales“.

Ayer a las 12 del día los diputados formalizaron su salida de RN en el Servel.

Ayer a las 12 del día los diputados formalizaron su salida de RN en el Servel.

De la misma manera, al momento de su aparición, el movimiento Evolución Política liderado por Felipe Kast buscó posicionarse como una de las nuevas alternativas de “centroderecha” liberal en favor de ampliar el espectro de los partidos oficialistas, en principio sin intenciones de convertirse en uno.

Así, la orientación de estas iniciativas denotan una nueva mirada común que se está forjando dentro de la derecha chilena, una concepción que se basa en abrazar ciertos planteamientos más acordes a las nuevas exigencias ciudadanas y transformaciones culturales, en pos de conservar poder de representación en una sociedad que se transform.

¿Quién obtiene mayor beneficio de estas jugadas en el tablero político nacional? Es una pregunta ciertamente suspicaz que resulta necesaria y pertinente, en tanto las fuerzas políticas al interior de la Alianza se reacomodan tras el fuerte remezón que sufrió con la histórica derrota de Evelyn Matthei.

 

Piñera: tomando vuelo desde La Moneda

El fundador de Evolución Política ya lo dijo en Radio ADN: “(con Amplitud) tenemos un diagnóstico común, de que es necesaria una tercera fuerza política dentro de la Alianza, porque es muy acotada la oferta política. Los más liberales con mirada de centro no tenían una tienda y tenemos una mirada común con ellos”.

“ninguna persona vuelve a un lugar donde se siente incómodo. Yo creo que no se le vería cómodo por todas las críticas descarnadas que ha recibido por parte de esta Directiva”.

El acercamiento de estas dos colectividades, sumado al distanciamiento que emblemáticas figuras de RN han tenido con el timonel de la organización, Carlos Larraín, derivan en cuestionarse cuál es el rol que jugará Sebastian Piñera en la posible fundición de estas dos iniciativa, o por el contrario, en el fortalecimiento y casi rescate del partido de Antonio Varas.

Las últimas declaraciones del Presidente, más que contribuir a aclarar las aguas, dejaron en la intriga a su sector, sobre todo al ya golpeado Carlos Larraín, quien viene hace días pidiéndole literalmente a Piñera que retorne al partido que “tanto lo apoyó en sus distintas campañas”.

La vocación de poder no es algo que se vaya en 4 años.

La vocación de poder no es algo que se vaya en 4 años.

Y es que del mandatario se sabe que seguirá contribuyendo a la construcción del proyecto político de la derecha, pero se especula desde qué trinchera lo hará. Su futuro político permanece en el ámbito de las elucubraciones. Ahora bien, tras las críticas que recibió de parte de Andrés Allamand, quien lo responsabilizó por la derrota electoral, se ha mantenido en un espacio de indefinición.

“Por supuesto que me preocupa, me interesa, me siento comprometido con lo que le pasa a Chile, con lo que le pase a la Alianza y a nuestro sector. Voy a colaborar y seguir trabajando. ¿Desde qué trinchera? No lo sé”, declaró en una entrevista el 8 de enero para radio Digital FM.

¿Quién adeuda más en las cuentas finales? El trato entre la coalición y el Gobierno fue complicado, conflictivo si se quiere. La primera mitad y fracción del mandato de Piñera estuvo marcado por una ausencia de los políticos, decisión que le significó el roce constante con personeros de su propia vereda.

Sin embargo, para Marcela Sabat, diputada de RN que hoy medita su salida del conglomerado, “el no haber hecho las críticas y los análisis al interior del partido, y haber hecho un bullado ataque al Presidente de forma externa y mediática no correspondía“.

Por ejemplo, a mediados del año pasado, Carlos Larraín declaró que su relación con el Gobierno y en específico con Sebastián Piñera había sido difícil. Las discrepancias se acentuaron, a tal punto que el presidente de RN dijo tener que “actuar a veces como la niñera del Gobierno”.

Con el fin del período en La Moneda ad portas, la creación de una nueva casa política le vendría a Piñera como anillo al dedo. Pues, tal cual afirmó Marcela Sabat, “ninguna persona vuelve a un lugar donde se siente incómodo. Yo creo que no se le vería cómodo por todas las críticas descarnadas que ha recibido por parte de esta directiva”.

“el propio Gobierno ha tenido una agenda mucho más liberal y progresista de lo que los partidos han permitido”

Por su parte, hay quienes afirman sin eufemismos que la tormenta que se vive al interior de Renovación Nacional es una estrategia que busca debilitar al partido y posicionar al Presidente como posible candidato para el 2017.

“Hay una estrategia para que el presidente Piñera sea candidato en 2017, y creo que han cometido un error inmenso, porque él perfectamente pudo haber sido candidato por RN por dentro”, declaró a La Tercera el senador elector por Santiago Oriente, Manuel José Ossadón.

Un pacto institucional o, mejor aún, una fusión entre Evolución Política y Amplitud fraguaría el colchón político necesario que el mandatario, una vez terminado su período en el Gobierno, pudiera situarse como alternativa real e innovadora para los próximos comicios. El aporte económico, en este caso, estaría respaldado por el brazo financiero de Piñera.

Por lo demás, la cena que anoche estaba agendada en la casa de Carlos Larraín entre la directiva de RN y los minisitros militantes del partido fue cancelada. Los secretarios de Estado, de los cuales sólo Mayol había comprometido su asistencia, fueron convocados a una reunión de emergencia para evaluar el paro de los trabajadores portuarios.

 

Ideas liberales: el problema de RN

Con la actual directiva, Renovación Nacional se distanció del supuesto centro político al que decía representar también, y levantó postulados propios de la derecha más conservadora, cercana al voto duro que corresponde prácticamente a la Unión Demócrata Independiente.

Así quedó demostrado al menos en la estrategia comunicacional y el discurso general que presentó Andrés Allamand a lo largo de su candidatura presidencial en las primarias de la Alianza, donde alejado de iniciativas defendidas por su persona a comienzo de los 90, se la jugó por llegar al voto de derecha histórica, ajena a los cambios culturales que vive el país.

Pedro Browne, uno de los diputados disidentes, declaró que Carlos Larráin “condujo legítimamente al partido hacia una visión de la sociedad más conservadora, más de derecha que lo que el partido originalmente era, y esa posición fue ganando, fue imponiéndose democráticamente dentro de RN”.

Larraín calificó de "tontitos" a grupo disidente en RN durante 2011.

Larraín calificó de “tontitos” a grupo disidente en RN durante 2011.

Sabat hace un diagnóstico similar, destacando este hecho como uno de los errores más importantes en el manejo del partido. “Fue una equivocación haber hecho de las posturas más liberales un problema, en vez de haberlas respetado y aceptado, haberlas hecho una virtud dentro de RN. Esta vez la mesa no validó esas posturas“, declaró.

En general, la administración de Larraín y Desbordes dejó de escuchar a las bases militantes del partido y tomó decisiones en la cúpula. Hoy, el futuro de RN “depende de los procesos que se den”, afirmó la diputada por Nuñoa y Providencia. En contraparte, Carlos Larraín aseguró que el destino del partido depende de lo que haga Sebastián Piñera.

Browne aseguró saber que los planteamientos de su nuevo proyecto iban a tener mucha adhesión en gentes que ha estado ligada al Gobierno, “porque el propio Gobierno ha tenido una agenda mucho más liberal y progresista de lo que los partidos han permitido”.

“Si en algún momento él (Sebastián Piñera) decide apoyar nuestro proyecto, nosotros vamos a tener las puertas abiertas a liderazgos tan importantes como el suyo“, agregó el diputado.