Con una lectura de casi dos horas, los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya dieron a conocer el dictamen que resolvió el diferendo marítimo entre Chile y Perú y estableció nuevos límites marítimos entre los países vecinos.

En la sentencia, leída por el presidente de la CIJ, Peter Tomka, se respeta la línea fronteriza que defendía Chile, pero hasta las 80 millas marinas, no hasta las 200 como estaba considerado hasta ahora.

Desde dicho punto, 80 millas marinas desde el Hito 1, baja una línea equidistante que le otorga a Perú la soberanía marítima sobre un espacio antes controlado por Chile. Así, este último ve reducida su Zona de Exclusividad Económica, por lo que no podrá explotar recursos naturales en el lugar perdido.

El Presidente de la República del Perú, Ollanta Humala, se manifestó satisfecho con el veredicto de la CIJ: “En consecuencia ha procedido el establecimiento de un límite que reconoce un espacio que en forma preliminar se puede calcular en alrededor de 50 mil kilómetros cuadrados de derechos soberanos al Perú”, declaró desde el Palacio de Gobierno una vez conocido el dictamen.

“Hoy es una fecha histórica y ha culminado la definición de sus límites”, agregó el Mandatario peruano, catalogando la decisión de la corte como una victoria nacional.

evo

Por su parte, el Presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo que el “fallo de La Haya no influye en la demanda del país”. El país altiplánico presentó un reclamo ante la CIJ para conseguir salida soberana al Océanos Pacífico, por lo que el veredicto respecto del diferendo entre Perú y Chile resulta un antecedente para llevar adelante el proceso.

“Cualquiera que sea el fallo de la Corte entre Perú y Chile, no va a perjudicar al pueblo boliviano”, manifestó el Morales apostado en La Habana, cuidad en la que se encuentra para participar de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) el martes y miércoles próximos.