nicolas-maduro_655x438La de hoy se vaticinaba como una jornada compleja. Las fuerzas opositoras al gobierno de Nicolás  Maduro convocaron a una manifestación no autorizada por las calles de Caracas, mientras que el presidente venezolano también llamó a los trabajadores petroleros a expresarse en una marcha pacífica.

La destitución del Director del Servicio Bolivariano de Inteligencia, Manuel Bernal, fue una de las primeras noticias. Luego de la violenta marcha que cobró tres vidas el pasado 12 de febrero, Maduro reconoció que los funcionarios no acataron la orden de acuartelarse, por lo que ya fue nombrado un nuevo encargado.

En tanto, el líder de derecha Leopoldo López se entregó esta tarde a la policía en medio de la marcha opositora. Su detención fue decretada tras ser identificado como uno de los autores intelectuales de las manifestaciones que han convulsionado a Venezuela.

“Mi encarcelamiento vale para el despertar de un pueblo (…) para (que) la mayoría de venezolanos que queremos cambio, podamos construir este cambio, en democracia”, señaló López antes de entregarse y ser llevado a una cárcel en las afueras de Caracas.

 

Maduro criticó a la comunidad internacional, con Piñera incluido

En un largo discurso pronunciado ante los obreros petroleros que repletaron las calles de Caracas, Maduro emplazó a quienes han opinado sobre la situación venezolana desde el extranjero.

“Yo le pregunto al Presidente de Colombia, por ejemplo; le pregunto al Presidente Piñera de Chile, que han opinado sobre los asuntos internos de Venezuela, les pregunto ¿si una marcha en Bogotá, presidente Santos, es convocada por un líder de la oposición diciendo que va al Palacio de Nariño a sacarlo a usted, qué hace usted?”, expresó el mandatario.

En la misma línea, Maduro enfatizó que son los venezolanos quienes deben resolver los asuntos del país: “¡Ya basta, carajo, de abusos! ¡Ya basta de que se metan en los asuntos internos de nuestro país! ¡Los problemas de los venezolanos los resolvemos los venezolanos! Y viene Santos a decir que en Venezuela maltratamos a los colombianos y que el gobierno los deporta. Nuevamente ha cometido un error. Se dejó llevar por su corazoncito fascista. ¿Qué quieren que haga?”.

Por último, el presidente venezolano hizo un llamado a la paz y acusó a la derecha de planificar su derrocamiento, pese a que “apenas” lleva 10 meses gobernando. Además, llamó a los trabajadores a defender los recursos petroleros del país.

“He estado personalmente conduciendo las operaciones para garantizar la paz, ante la convocatoria del fascismo hoy. A esta hora hemos garantizado y hemos contenido el ataque”,  puntualizó.