incendio-valparaiso-2Durante este fin de semana, todo Chile observó con tristeza el incendio que acabó con miles de hogares de los habitantes de los cerros del puerto. Desde entonces, cientos de voluntarios han llegado a los espacios de la tragedia para ayudar con el fin del fuego, la remoción de escombros, el socorro a las familias y a los animales.

Desde diversas sensibilidades, universitarios y voluntarios en general han realizado campañas de recolección de alimentos, medicamentos, ropa, herramientas, libros y todo lo necesario para aliviar el dolor de los porteños. Un trabajo anónimo que se ha tejido de manera espontánea, en abrupta diferencia con las empresas que han ido en ayuda. La mayoría de ellas, anunciándolo públicamente, y otras, como Cencosud, sin el menor sentido de solidaridad.

Mientras en un video, amantes del cómic de Espacio Shazam llamaron a “los héroes de Chile” a reunir cómics y útiles escolares para los niños de Valparaíso, otros se movilizaron para conseguir ropa interior y útiles para las mujeres. En tanto, desde Chillán, los bomberos de la ciudad enviaron su ayuda a sus pares del puerto, que han trabajado duro por estos días.

En las redes sociales, los animalistas trabajan duro por conseguir atención médica, insumos, alimento y todo lo necesario para aliviar el dolor de los animales que resultaron heridos en la tragedia. Además, se han organizado para lograr reunir a los dueños con sus mascotas perdidas.

Los futboleros ya organizaron formas de ayudar a través del deporte: Este miércoles, Colo Colo realizó un partido solidario en el Estadio Monumental, mientras que el compromiso entre Rangers y Audax Italiano tendrá como único requisito de ingreso leche, pañales o frazadas para los porteños.

Desde su perspectiva artística, algunos músicos han improvisado conciertos en los cerros siniestrados, mientras que bandas como Aguaturbia, Protistas, Los Jaivas y mucho más han organizado diversos encuentros con el objetivo de ayudar a los damnificados.

Pensando en los niños que se encuentran en los albergues de la ciudad, la Biblioteca Santiago Severín de Valparaíso está reuniendo huevitos de pascua y libros infantiles. Mientras, desde las regiones como El Maule y Puerto Montt se han organizado eventos de ayuda. En tanto, el norte del país, pese a que se encuentran lidiando con las consecuencias del terremoto que tiene a cientos de familias en la calle, también se han organizado diversas iniciativas de ayuda para los porteños.

 

Organización y voluntariado

lo valledorEn la V Región, de gran tradición universitaria, estudiantes de diversos planteles y centros de estudio han subido a los cerros cada día a colaborar con las tareas pendientes, ofreciendo una fuente considerable de ayuda a los vecinos.

Al mismo tiempo, han cumplido diversas funciones en la organización del trabajo, evidenciando un potencial de liderazgo social pocas veces visto en las instituciones y autoridades ante este tipo de hechos.

Así, sin la presencia de grandes eventos televisivos auspiciados por marcas que exponen su imagen y presencia una y otra vez –como es el caso de la Teletón-, el pueblo ha socorrido anónimamente a los habitantes de Valparaíso, mostrando rasgos de solidaridad de clase que han superado al morbo televisivo y la avaricia de los grandes empresarios chilenos.

Avergonzados ante la sociedad por solo algunas de las fotografías que hoy  inmortalizan el puerto, las postales enfrentarán a futuro a la ayuda feriante de los comerciantes de Lo Valledor arribando a la ciudad, versus la mezquina canasta de recolección de un gran supermercado que por estos días solicita cooperación a los sus clientes, habitantes de la misma localidad siniestrada.