secundariasTras el anuncio del ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, respecto al envío de un proyecto que termina con la selección escolar, los sectores de la Alianza fueron lo primeros en pronunciarse. Luego, fue el turno de padres y estudiantes de liceos emblemáticos, los más “afectados” por la iniciativa.

Según el senador RN Andrés Allamand, la idea evidencia que se “está sometiendo a las posiciones más ideológicas y fundamentalistas que existen en la Nueva Mayoría”. Por su parte, la senadora UDI Ena von Baer apuntó al fin de la movilidad social.

“Esto significa que se va a terminar con los mejores vehículos de movilidad social que nosotros tenemos en nuestro país”, argumentó.

En el sector estudiantil, las críticas son menos drásticas pero las dudas persisten. Si bien, lo propuesto por Eyzaguirre va en la línea de las reivindicaciones exigidas durante los últimos años en Chile, la medida afectará directamente el funcionamiento de los llamados colegios emblemáticos, cuya fama y resultados se ha sostenido a lo largo del tiempo en el mecanismo que será eliminado.

Con la medida, el recién llegado gobierno de la Nueva Mayoría pretende cumplir su compromiso de poner fin a la exclusión educativa que ha mantenido por años el sistema educacional chileno, generando prácticas de competitividad que no garantizan la obtención igualitaria del derecho social para todos los estudiantes del país.

No obstante, la medida iría contemplada dentro del paquete de reformas que se pretenden enviar a la Comisión de Educación antes del 21 de mayo, un apuro que ha llenado de resistencia al sector estudiantil, donde se mira con desconfianza las rápidas gestiones realizadas y la baja participación de los actores.

 

Dirigenta Carmela Carvajal: “No estamos preparados”

Bárbara Navarrete es presidenta del Centro de Alumnas del Liceo Carmela Carvajal, uno de los establecimientos emblemáticos de Providencia. Navarrete señala que no es fácil establecer una opinión ante la medida que sólo ha sido conocida a través de las declaraciones públicas de Eyzaguirre en los medios de comunicación, no obstante, también reconoce que la selección académica es uno de los procedimientos que le han otorgado un sello distintivo a su colegio.

“La verdad es que personalmente comparto el hecho de eliminar o terminar con las barreras de selección, sin embargo, hoy día también tienen que haber ciertas garantías para las comunidades educativas, para el cuerpo docente, para participar en cómo se trabaja al final esta reforma”, manifestó.

inLa iniciativa, que se sumará al fin del copago y al término del lucro en la educación, señala que el fin de la selección escolar será gradual y comenzará con los cursos iniciales, algo que ya está estipulado en la Ley General de la Educación (LGE), -que prohibe concretar criterios de selección hasta 6to básico-. En este sentido, cuando un recinto escolar no respete la ley, el sancionado será el sostenedor del colegio.

Para la dirigenta estudiantil del Carmela Carvajal, la medida no afectará sólo a liceos emblemáticos, sino a múltiples sectores, como a quienes practican credos religiosos. Por ello, aseguró, es importante conocer los métodos con los que se va a implementar la reforma: “A nivel del estudiantado hay temor respecto de cómo se está elaborando estos procesos de cambio porque no hay nada claro aún”.

En opinión de Navarrete, es necesario que todos los actores de la comunidad educativa puedan expresarse respecto al proyecto. Sin embargo, “quedan muy pocos días para enfrentar ese cambio y la verdad es que no estamos preparados en cuanto a discusión y propuestas”.

 

Coodinador Cones: “Cambio debe ser gradual, pero categórico”

Al interior de la Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios, la medida ya ha sido discutida y tampoco existe mucha claridad respecto a cómo Eyzaguirre pretende aterrizar su propuesta.

tomasPara los secundarios de la Cones, el fin a la selección tiene que estar presente en todos los niveles y lugares donde se imparta la educación en Chile. “Es decir, también los liceos emblemáticos porque nos parece que seleccionar es segregar y la educación pública gratuita no puede estar supeditada a las elites culturales, tiene que nutrirse de la diversidad que existe hoy día en el país”, argumentó Tomás Leighton, su coordinador nacional.

Sin embargo, pese a estar de acuerdo con el fondo y objetivo de la propuesta, los estudiantes señalaron que estarán muy atentos a que la implementación de la reforma sea gradual, pues el cambio abrupto podría generar daños en la educación pública.

“Si nosotros ponemos fin a la selección de un día para otro estaríamos haciendo que la matrícula se fuera a los colegios particulares subvencionados y en el fondo no fortaleceríamos la educación pública. Creemos que tiene que ser totalmente gradual, pero categórico”, declaró Leighton.

Además de señalar que no ha habido “claridad de cómo hacer la reforma educacional”, los secundarios aseguraron que entienden el miedo que la iniciativa puede generar en el estudiantado, especialmente en aquellos jóvenes que estudian en colegios o liceos públicos de excelencia. Sin embargo, señalaron estar convencidos de que “la educación pública tiene que ser para todos y todas y por eso el fin de la selección nos ayudaría a terminar con el proceso mercantilizador y segregador de la educación”.