marchaNi grandes edificios, ni sagrada arquitectura: el patrimonio lo constituyen las comunidades. Así de firme y claro es el mensaje que más de cien organizaciones de vecinos y especialistas en la materia intentan transmitir de cara a la convocatoria para este sábado 24 de mayo.

En diversas ciudades de Chile, marcharán con el objetivo de dar un nuevo significado al concepto de patrimonio en el país, tradicionalmente vinculado a los inmuebles, más allá del legado intangible y cultural con el que se vincula.

“El patrimonio son las comunidades, las comunidades que luchan y defienden su tradición, su patrimonio y su legado. Al tener esa definición de patrimonio, lo material es solo una cáscara que envuelve algo que en definitiva somos nosotros”, señaló José Osorio, Director de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales.

En este marco, que tiene por escenario a una sociedad con creciente interés por las decisiones respecto al patrimonio –en las que hoy prácticamente no participan-, las organizaciones decidieron pasar al frente: exigir una nueva institucionalidad, más voz y voto a la hora de decidir y condiciones laborales dignas para los trabajadores del patrimonio.

 

La memoria colectiva en peligro

dakarSegún aseguran los expertos en patrimonio, éste se encuentra hoy a la deriva, expuesto a los intereses de las inmobiliarias y otras empresas con fines privados. Por ello, no es suficiente con la celebración del Día del Patrimonio para tratar las temáticas que están pendientes al respecto.

“La idea fue muy buena, en 1999, de abrir los monumentos para acercar a la gente, pero se quedan con la idea de que el monumento es la catedral, el congreso, los grandes y hermosos edificios arquitectónicos. No las casas donde ellos viven. Hemos tenido que hacer un tremendo trabajo para hablar de esta Ley de Monumentos, que data de 1925 y está muy desfasada con la mirada del patrimonio. Hay que reformular esa institucionalidad para que acoja esas miradas del patrimonio como tejido social, como capital cultural”, explicó Rosario Carvajal, vecina de Yungay con larga experiencia en el tema del patrimonio y también parte de la directiva de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales.

Según la dirigenta, el modelo económico y político actual ha permitido que los territorios estén sometidos al juego de la oferta y la demanda, pasando por encima de los intereses de la ciudadanía respecto a sus propios barrios y legado cultural.

“El patrimonio está absolutamente a la deriva en Chile en un modelo neoliberal en donde los territorios están sometidos a la oferta y la demanda, al mercado”.

El patrimonio está absolutamente a la deriva en Chile en un modelo neoliberal en donde los territorios están sometidos a la oferta y la demanda, al mercado. La ciudadanía no tiene nada que decidir en cuanto a eso y el patrimonio, en definitiva, está vulnerable a las presiones de las inmobiliarias en el Maula, a las mineras en el norte, y de las forestales en el sur”, enfatizó.

Hace apenas unos días, de hecho, Natalia Riffo, ministra de Deportes, aseguró que Chile volverá a participar del Rally Dakar, pese a que numerosos arqueólogos han señalado que dicha competencia implica la destrucción de invaluable patrimonio en el norte. En tanto, a comienzos de año, el mercado de Talca –declarado monumento histórico- sufrió un nuevo incendio que sus locatarios denunciaron como intencional. Al parecer, diversos empresarios ya han manifestado su interés por el terreno.

Respecto a la competencia de rally, Carvajal señaló que lamenta que el gobierno de Bachelet –bajo su pasada administración llegó Dakar a Chile- permita nuevamente su realización. “Es una competencia, dicen, deportiva, pero nosotros dudamos de eso. Creemos que una vitrina para la industria automotriz que ha dañado ya sobre los 200 sitios arqueológicos. La ley es muy clara, la destrucción de un solo sitio arqueológico es un delito. Aquí hemos tenido un delito reiterado”.

En este contexto, el patrimonio podría estar hipotecado al alero de un modelo que instala los intereses privados por sobre la defensa y preservación de la memoria colectiva.

 

El sentido político del patrimonio

marchaEn Chile, según aseguró el director de la Asociación Chilena de Barrios y Zonas Patrimoniales, el patrimonio tiene un sentido profundamente político, ya que las decisiones tomadas al respecto alteran de forma directa la vida cotidiana de las comunidades.

Por ello, cada día “se incorporan más personas a movimientos de defensa patrimonial, ya sea patrimonio urbano, rural o natural por la presión de los poderes económico. Es un cambio de paradigma”.

A estas y otras perspectivas se han sumado las numerosas organizaciones que marcharán este sábado 24, plegándose también a la demanda de mejoras en las condiciones laborales de los trabajadores del patrimonio. Según denuncian los convocantes, dicha dotación de funcionarios –cerca de 100 a lo largo de Chile- trabajan en un contexto precario, pues sólo hay 2 contrataciones de planta. El resto, son trabajadores a honorarios.

Además, no están preparados para hacerse cargo de las 119 zonas típicas del país y no dan abasto para atender la “creciente demanda ciudadana, donde cada día hay mas comunidades que se organizan y piden que zonas sean evaluadas como típicas”, según señaló Carvajal. Por estos y otros motivos le han llamado “el circo pobre del Ministerio de Educación”, que se encuentra a cargo del Consejo de Monumentos.

Hoy, sin embargo, más allá de las demandas que se reclamarán a la autoridad, los convocantes de la primera manifestación por el patrimonio saben que hay cambios que la propia sociedad debe comenzar a vivir. Entre ellos, sus vínculos con el legado cultural y la responsabilidad de defenderlo.