marcosEl pasado 24 de mayo, luego de años de desaparición mediática, el subcomandante Marcos reapareció para despedirse.

“Quisiera pedirles a las compañeras, compañeros y compañeras de la Sexta que vienen de otras partes, especialmente a los medios libres compañeros, su paciencia, tolerancia y comprensión para lo que voy a decir, porque éstas serán mis últimas palabras en público antes de dejar de existir”, señaló.

En un extenso comunicado, Marcos repasó el surgimiento y las bases políticas del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN), del que fue uno de los voceros durante 20 años. Desde ahí, señaló que el movimiento ha vivido un relevo múltiple al alero del crecimiento de los jóvenes zapatistas.

Por ello, señaló que el fin de la dirigencia del subcomandante en el poder no se da por enfermedad, muerte, desplazamiento interno o punga. Además, descartó estar enfermo.

En su recorrido por la historia de la izquierda mexicana y latinoamericana, Marco refutó las críticas que ha recibido el movimiento zapatista en los últimos años: “En lo personal no entiendo por qué gente pensante que afirma que la historia la hacen los pueblos, se espante tanto ante la existencia de un gobierno del pueblo donde no aparecen los “especialistas” en ser gobierno. ¿Por qué les da terror el que sean los pueblos los que manden, los que dirijan sus pasos propios? ¿Por qué mueven la cabeza con desaprobación frente al mandar obedeciendo? El culto al individualismo encuentra en el culto al vanguardismo su extremo más fanático”.

El ex vocero del EZLN señaló que Marcos fue un realidad un personaje, creado por los medios de comunicación y alentado por los propios zapatistas para potenciarse en dicho espacio.

“Quienes amaron y odiaron al SupMarcos ahora saben que han odiado y amado a un holograma. Sus amores y odios han sido, pues, inútiles, estériles, vacíos, huecos”, argumentó. “El personaje fue creado y ahora sus creadores, los zapatistas y las zapatistas, lo destruimos“, agregó.

En su despedida, el subcomandante fue enfático: “Por mi voz ya no hablará la voz del Ejército Zapatista de Liberación Nacional”.