PAREDONESCorren por las redes sociales licitaciones públicas e invitaciones desde algunos municipios del país, que llaman a celebrar a los padres con una gran fiesta.

Esto podría ser una acción muy positiva, si se enmarcara en una invitación que promoviera en los hombres una mayor responsabilidad sobre el cuidado de sus hijos e incluso premiara a aquellos que lo son, y pueden ser un ejemplo para otros varones que se inician en la tarea de ser padres. Eso sí, más allá del tradicional rol de proveedor.

El problema es que la celebración “le lleva” show sexista.  Es decir, pondrán en el escenario a mujeres que no sólo se morirán de frío por la poca ropa que probablemente vestirán, sino que se las significará como objetos sexuales, se las cosificará como históricamente nuestra cultura patriarcal lo ha hecho.

Quienes queremos avanzar en fortalecer una cultura de igualdad, donde ser erradiquen las desiguales relaciones de poder que persisten entre hombres y mujeres, más aún en una fecha donde se celebra al padre, consideramos que reforzar la construcción social y cultural que se ha hecho históricamente sobre el “ser mujer” y “ser hombre” en nuestra sociedad es un error/horror.

No faltará él o la que diga “ya están estas feministas amargadas y graves que no nos dejan disfrutar”. El punto es que este tipo de espectáculos no benefician en nada a las mujeres,  ni a los hombres.  Quienes queremos avanzar en fortalecer una cultura de igualdad, donde ser erradiquen las desiguales relaciones de poder que persisten entre hombres y mujeres, más aún en una fecha donde se celebra al padre, consideramos que reforzar la construcción social y cultural que se ha hecho históricamente sobre el “ser mujer” y “ser hombre” en nuestra sociedad es un error/horror.

Porque es sobre esta figura “el padre”, “la cabeza del hogar”, “el que grita más fuerte”, “el que manda en la casa”, que se han cometido abusos contra las mujeres en un marco de impunidad insostenible en el siglo XXI.

Lo peor de todo es que la figura de este padre mezclada con la figura de la mujer objeto sexual, ¡¡es explosiva!!  Sólo podemos tener el triste y preocupante resultado de reforzar y reproducir imaginarios como: “con ella puedes hacer lo que quieras”.

Paredones2El llamado entonces a las autoridades que han decidido celebrar con sus representados el Día del Padre, es a despatriarcalizar esta celebración.  A dotarla de otro significado, de otros imaginarios que nos liberen tanto a mujeres como hombres de una cultura que determina nuestros proyectos en roles únicos, que nos refuerzan conductas y comportamientos violentos y de sometimiento a las mujeres y lo que es tanto más preocupante, refuerzan los contextos de impunidad sobre los que se sostiene el patriarcado y sus militantes.

La pregunta que cabe entonces es ¿cómo celebrara usted el día del padre sr(a) autoridad? Esperamos que esté del lado de quienes buscamos avanzar en la emancipación de las mujeres y los hombres, de quienes compartimos el consenso internacional de los derechos humanos de las mujeres y tratados internacionales que promueven nuevas formas de ser hombre en esta sociedad, hombres comprometidos con la igualdad y que desean participar más activamente de la crianza y cuidado de sus hijos e hijas.