liceo1En la madrugada del viernes el Instituto Nacional fue desalojado tras un intenso debate entre la comunidad educativa y la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá. Sin embargo las alumnas del Liceo Javiera Carrera han puesto en un nuevo aprieto a la autoridad.

El petitorio tiene demandas internas relacionadas a la mala infraestructura y la falta de material académico, pero se suman a al crítica transversal que el movimiento estudiantil ha venido señalando: la nula participación en la reforma educativa.

Ricardo Paredes, vocero de la CONES, así lo reafirmó: “tenemos una reacción bastante fuerte de los secundarios que se puede ver reflejada a lo largo del país y se condice directamente con una reforma que al no ser construida ni consultada con la ciudadanía trae rechazo”.

El principal punto de la reforma que el ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, ha tenido que defender es el fin al copago y la subvención a privados. Sobre esta materia Paredes señala que “si hoy se sigue financiando a la demanda o el sistema voucher, va en la dirección de una reforma que va para mantener los parámetros neoliberales en la educación”.

Sobre el mismo punto, el ministro Eyzaguirre ha tenido que enfrentar fuertes críticas desde el interior de la Nueva Mayoría, particularmente desde la presidencia de la Democracia Cristiana. Además, la organización de los sostenedores privados de la educación se han fortalecido a través de la Federación de Instituciones Privadas (Fide).

Los secundarios aseguran que la movilizaciones se mantendrán, ya que “el movimiento estudiantil no está dispuesto a seguir ciertos puntos que son determinantes para tener una reforma al servicio de las mayorías”, aseguró el dirigente.