Manuel-AguilarDurante la jornada de movilización de los trabajadores del Transantiago, que obtuvo una baja adhesión por parte de sus pares, el vocero del movimiento, Manuel Aguilar, fue detenido.

Según han señalado los testigos, un piquete de Fuerzas Especiales se acercó hasta un sector cercano al escenario y comenzó su despliegue, tomando a varios estudiantes detenidos y a los propios dirigentes de los trabajadores. Entre ellos, el vocero de la Coordinadora de Trabajadores del Transantiago, Manuel Aguilar, quien fue violentamente capturado por un efectivo policial.

La situación provocó la ira de los manifestantes, que intentaron infructuosamente recuperar al dirigente de las manos de Carabineros. Más tarde, Aguilar relató haber sido duramente golpeado en el carro policial por miembros de Fuerzas Especiales sin identificación.

En la comisaría, donde ingresaron otros 7 detenidos, un grupo de dirigentes estudiantiles y trabajadores pudieron reencontrarse con el vocero, quien se encontraba gravemente descompensado. Sin embargo, pese a la solicitud de quienes lo acompañaban, los uniformados no permitían que Aguilar fuera llevado hasta un centro asistencial, pues estaban decididos a formalizarlo por maltrato de obra a Carabineros.

“Arriba del furgón me golpearon la cabeza y me duele mucho, porque me golpearon mucho en varias partes”, declaró en un video, donde se observa visiblemente mareado.

 

Querella criminal contra Fuerzas Especiales

dirigenteHasta la comisaría donde se encontraba Aguilar llegaron miembros de la Defensoría Popular, quienes lograron interceder para que el dirigente fuera trasladado hasta el Hospital San Juan de Dios. En el lugar, el vocero fue examinado y se le realizaron radiografías para constatar los golpes recibidos.

En el mismo video registrado por Alternativa Obrera, Aguilar señaló que “por más que tengan ellos a sus servidores que los cuidan, nosotros tenemos a los trabajadores y eso es mucho más potente”.

A través de las redes sociales, estudiantes de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios manifestaron que el dirigente sindical no logró recibir atención médica completa, pues fue dado de alta en dos ocasiones desde la Posta 3 y la Posta Central, sin informes médicos sobre su estado ni mayor monitoreo pese a que continuaba desmayándose, pasado de las 6 de la mañana de este viernes.

Sus pares manifestaron que, además de recibir violencia física, Aguilar y otros dirigentes ya han sido amenazados con el despido, por liderar las recientes manifestaciones.

Por su parte, la Defensoría Popular anunció que esta mañana se ingresó una querella criminal contra funcionarios de Fuerzas Especiales, a quienes acusan de haber detenido ilegalmente al vocero y de haberle causado diversas lesiones. La instancia fue liderada por el abogado Rodrigo Román, mientras que la presidenta de la FECh, Melissa Sepúlveda, y la vocera de la Aces, Lorenza Soto, estuvieron en el lugar para apoyar al trabajador.

Román señaló que “Manuel fue el único dirigente sindical detenido y brutalmente golpeado. No es casualidad si pensamos, además, que era el rostro visible de los trabajadores”.

Los denunciantes cuentan con testigos y material audiovisual que registra los duros tratos a los que fue sometido el dirigente durante su detención y posterior traslado a la comisaría.