fundación crea logo¿Por qué nace la fundación? ¿A qué necesidad del presente político responde?

Fundación Crea se proyecta como un centro de análisis y creación de conocimiento sobre la realidad nacional, elaborando insumos, propuestas y lineamientos estratégicos que permitan contribuir a forjar una alternativa política al actual sistema. Para ello, trabaja en estrecho vínculo con varias organizaciones arraigadas en el movimiento social chileno.

Y se levanta en un contexto bien particular, ya que todos sus miembros, que son en su mayoría jóvenes profesionales vinculados a experiencias de organización y lucha,  nos articulamos en torno a la certeza que estamos atravesando por un periodo crucial para la historia de Chile, con un potencial que podría llegar a ser refundacional.

Para ello, las fuerzas sociales y políticas dispuestas a impulsar cambios estructurales aún no están preparadas para los grandes saltos que les exige la historia. Carencias en los espacios de organización, en donde aún hay una ardua tarea de inserción, despliegue y convergencia, y vacíos importantes en términos programáticos como también en definiciones de largo aliento que articulen nuestro quehacer cotidiano con el futuro a alcanzar, son aspectos urgentes a los que hay que ir dando respuesta.

Son frente a estos desafíos que Fundación Crea busca contribuir con diversas herramientas de análisis y elaboración de conocimiento a fortalecer los espacios de organización popular, como a su vez aportar en la búsqueda de las respuestas necesarias para construir un nuevo proyecto histórico para nuestro país.

¿Dónde se inscribe políticamente? ¿en qué referentes de la política formal o social reconoce cercanía?

Trabajamos por construir una sociedad en donde impere una democracia basada en la participación deliberativa del conjunto de la población, un sistema que garantice todos los derechos sociales, que socialice los bienes naturales y los principales bienes económicos, que armonice la relación entre la humanidad y el medioambiente del que formamos parte, y que permita el verdadero ejercicio de la soberanía y libertad. Un tipo de sociedad como aquella, perfectamente posible, requiere transformaciones de raíz en la sociedad actual y no meras modificaciones. Por consiguiente, no podemos sino ser parte de esa izquierda que dispone y busca organizar una voluntad de cambios radicales. En esa vereda caminamos.

La mayoría de los componentes de la Fundación CREA somos parte de una generación que nos hemos formado en la movilización social del siglo XXI, marcados por las consecuencias del neoliberalismo y la indignación que generan las situaciones de abuso y desigualdad que presenta Chile y el mundo. Específicamente, muchos venimos de experiencias de organización en el mundo universitario, hoy vinculados a la Unión Nacional Estudiantil.

Ahora bien, concretamente la mayoría de los componentes de la Fundación CREA somos parte de una generación que nos hemos formado en la movilización social del siglo XXI, marcados por las consecuencias del neoliberalismo y la indignación que generan las situaciones de abuso y desigualdad que presenta Chile y el mundo. Específicamente, muchos venimos de experiencias de organización en el mundo universitario, hoy vinculados a la Unión Nacional Estudiantil.

¿Dónde ves a la fundación en el debate sobre el futuro de la izquierda? ¿Creen en que el movimiento social debe plantearse objetivos de cara a las elecciones presidenciales de 2018? ¿cómo pretenden posicionarse en la actual configuración del escenario político y social?

Como Fundación Crea innegablemente esperamos contribuir en los debates y definiciones que vayan delineando el transitar de la izquierda chilena. Por ello debatiremos, propondremos y difundiremos reflexiones teóricas y prácticas, programáticas y estratégicas para contribuir a delinear el futuro. Pero también sabemos que una Fundación en ningún caso viene a resolverlo todo; hay un rol fundamental e irreemplazable que  corresponde asumir desde la construcción social y política en los diversos sectores de la sociedad que constituyen en definitiva, la fuerza necesaria para mover el carro de la historia.

Frente a ello, y específicamente en relación a las elecciones presidenciales y parlamentarias, creemos que estas cumplirán un rol importante en el proceso de construcción política que se está viviendo, pero no se debe caer en tener una mirada meramente electoral del problema.

Estos años por sobretodo debe estar la centralidad en la tarea de lograr una síntesis entre un proyecto y las respectivas fuerzas capaces y dispuestas a llevarlo adelante; sí se es capaz de entrelazar aquel propósito con expresiones electorales que permitan robustecer y proyectar una alternativa con pilares sólidos de construcción y enraizamiento social, entonces claramente la coyuntura electoral será fundamental para su avance. Pero para enfrentarlo con esa perspectiva, hoy no se pueden tener los dos ojos puestos en las plantillas y cupos electorales ni en las alianzas políticas sin base social, ya que lo que menos necesita la izquierda es construir cascarones vacíos.

¿Cómo evalúan el desempeño del gobierno de la Nueva Mayoría en estos primeros meses?

carla amtmannEl acuerdo tributario en casa de Fontaine de hace algunas semanas reafirmó lo que se venía planteado hace bastante tiempo por quienes no apoyamos a Michelle Bachelet: las reformas que vendría a impulsar no serían lo necesariamente profundas, ni contarían con el énfasis requerido para enrumbar a Chile y sacarlo de su ruta neoliberal.

Hasta ahora la Reforma Tributaria no tiene nada de redistributiva, la Reforma Educacional carece de una coherencia global y busca los recovecos posibles para lograr la gratuidad resguardando a su vez la lógica mercantil y subsidiaria que impera, y con la Nueva Constitución ha ido quedando claro que no cuenta con un plan desde el gobierno que permita pensarla con un método democrático de discusión y deliberación.

¿Qué se puede esperar de lo que les resta de periodo? En ningún caso reformas estructurales por su propia voluntad y dinámica interna como conglomerado. Pero sí la posibilidad, con una presión y organización tal que permitan mover el timón desde fuera, desde las calles, hacia el rumbo requerido.

¿En qué áreas trabajará la fundación? ¿Pretenden asesorar concretamente el desempeño de algunas organizaciones o dirigentes sociales?

Tenemos una línea de estudios sectoriales, que cuenta con cinco áreas de investigación, Educación, Trabajo, Salud, Género y Socioambiental, desde donde nos vinculamos directamente con organizaciones y sus dirigentes sociales. Ejemplo de ello es el trabajo conjunto que hemos desplegado estas últimas semanas con MODATIMA, organización que a través de su Secretario General, Rodrigo Mondaca, estará en la Escuela de Verano de las Universidades Europeas para los Movimientos Sociales en París, exponiendo sobre el problema de usurpación de aguas en Chile. Así mismo, desplegamos otros trabajos de apoyo hacia organizaciones sindicales, como también una articulación directa en función de las necesidades que vayan presentando organizaciones estudiantiles como la UNE.

A su vez,  se trabaja también en una segunda línea de estudios en donde sintetizamos las reflexiones y proyecciones políticas en relación a un trabajo tanto en fundamentos teóricos, como análisis socio históricos y de la realidad nacional actual. Todo esto con sus espacios de difusión vinculados a instituciones asociadas como la Editorial Latinoamericana y la Revista Manifiesto XXI que prontamente lanzará su primer número.