[rev_slider slider24]

El Teatro La cúpula fue testigo la noche de este viernes de una presentación impecable. Anita Tijoux y Los Más Buscados, nombre de la potentísima banda que acompaña a la mc nacional dieron muestra de un nivel altísimo y pusieron de rodillas a un repleto Teatro La Cúpula.

El público llegó en masa al recinto del Parque O’Higgins para escuchar no sólo el lanzamiento del tercer disco en solista de la rapera nacida en Francia, ya que la fiesta la iniciaron dos bandas nacionales( (Negros de Harvar y Makina Kandela) que dejaron al ambiente lo suficientemente alto para que la ansiedad por ver el show principal no se hiciera insoportable.

Puntual como pocos, a las 23:30 comenzó a sonar la banda en la que el productor Andrés Celis, parte fundamental del “Vengo” de Anita Tijoux, oficia también de baterista y con solidez total. Luego de una introducción fusión que pasó entre el funk,el hip-hop y el rock, el inconfundible sonido latinoamericano de los vientos que marcan la canción que da su nombre al disco, anunciaron el ingreso de la voz principal.

La euforia se apoderó del recinto capitalino de inmediato, y tras “Vengo” no hubo pausa para que “Todos somo Erroristas”, la oda y defensa al equívoco inevitable de la vida, acompañado en escena por Hortadoj, sonara con potencia única.

Una serie de canciones de los otros discos, como “Las cosas por su nombre” (La Bala, 2012) y “A veces” (Kaos, 2007), comenzaron temprano a complementar un repertorio especialmente escogido para dar un gusto a los seguidores, que más tarde pudieron escuchar además temas de ese Makiza de los 2000 con “La Rosa de los Vientos” y más tarde un emotivo “En Paro”.

Con vestido largo azul marino y flor en pelo, Anita se movió con naturalidad en el escenario y buscó en reitaradas ocasiones conectar con el público, que respondía con calidez al requerimiento de la cantante.

Hubo varios episodios que marcaron momentos notables durante la noche. A “Shock” le siguió el sonido marcado por el reggae de “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, y con  “1977” terminó de confirmar que la calidad musical no tiene puntos bajos con Anita y Los Más Buscados. Desde el bajo de Miguel Barriga y la guitarra de Pera Pérez, pasando por la tornamesa de DJ Dacel y Esteban Zuñiga en los teclados, hasta los bronces con Andrés Pérez en saxo, Alfredo Tauber en trombón y Mauricio Castillo en trompeta.

Para el poderoso “Creo en ti” subió a escena “Feñita”, parte del staff técnico, en reemplazo de Juanito Ayala.

Ya avanzada la presentación, una particular narración marcó el antes de “Antipatriarca”. Ana tomó el micrófono y tras hablar ya por cuarta vez al público, abrió parte de su historia familiar para agradecer a su padre por un particular regalo que recibió cuando niña. La historia era bastante especial. Anita quería “como todos los niños” jugar al monopoly. “Maldito capitalismo” dijo entre risas y luego vino la parte reflexiva, ya que la cantante contó que recibió el “Anti monopoly”. “Nadie quería jugar conmigo pero años más tarde entendí el mensaje. Gracias por eso viejo pero en ese momento sufrí bastante”, dijo en tono lúdico, y tras cartón dedicó la canción que sacó todo el feminismo que llevaba dentro.

El climax de la noche lo marcó “Somos Sur”, donde los vientos siguieron la sonoridad árabe entrelazada con sonidos latinos del tema que grabó con Shadia Mansour. En medio del público y arriba del escenario comenzaron a bailar Tinkus de la agrupación Quillahuaira y  una diablita con pancartas alusivas a varias demandas sociales, y las banderas mapuche y Aymara acompañaron la comparsa. La bandera de Palestina terminó en las mismas manos de Anita, en medio del jolgorio y tremendo ambiente que marcó la canción.

La única pausa de la noche fue antes de concluir con el festivo “Gol” (Kaos, 2007) y luego el bailoteo se apoderó de La Cúpula hasta las tres de la madrugada.

En un conciertazo, Anita Tijoux mostró que con “Vengo” y Los Más Buscados alcanzó una madurez musical impresionante, realmente deslumbrante y superlativa, acompañado de un alto nivel de los músicos en escena. La tremenda pega de “La Makinita” dejó la vara altísima para los próximos lanzamientos, porque pocos shows muestran un fiato tan cercano entre los asistentes y una banda que funciona como reloj. Y con el sentir más profundo de las rimas que volaron como pájaro en La Cúpula, los más de dos mil asistentes pueden dar gracias por presenciar el espectáculo nacional de más alto nivel del último tiempo. Y no es broma.

Lea la entrevista a propósito del lanzamiento que tuvimos con Anita.