bachelet cadena nacionalSegún el vocero de gobierno, Alvaro Elizalde, 2.300 millones serán La presidenta señaló que será un presupuesto contracíclico, enfocado en inyectar dineros a infraestructura y los compromisos programáticos en salud y educación, en un contexto de desceleración económica.

El economista Andrés Solimano explica que en Chile hay recursos fiscales para hacer políticas contracíclicas, esto significa que “Cuando cae el gasto privado, la demanda privada, el consumo, el Gobierno aumenta la inversión pública o el gasto público para contrarrestar esa baja de gasto privado y así aumentar el crecimiento económica y reactivar”.

En esa línea, en cadena nacional, la Mandataria anunció que invertirá en obras como la conectividad de la Ruta 7 Austral, el proyecto del puente sobre el Canal de Chacao y los planes de desarrollo y conectividad para la isla de Chiloé.

También comprometió recursos para obras de agua potable rural y embalses por $68 mil millones entre los que se cuentan los embalses de Chacrillas en la zona central o Chironta en la región de Arica y Parinacota. 

Además del gasto directo, se destinarán $254 mil millones a obras ejecutadas a través del sistema de concesiones. Esto tiene que ver con el constante guiño que La Moneda ha hecho al sector privado de la construcción y así lo reiteró la presidenta: “La ejecución de esta amplia cartera de proyectos requiere de la activa participación del sector privado, que tiene un rol fundamental en el crecimiento de nuestra economía”, advirtió.

“Los gastos de infraestructura son gastos de capital fijo y crean capacidad productiva y crean empleo, por eso tienen una capacidad social también”, explicó Solimano. Sobre la base de este presupuesto, el gobierno asegura que se crearán 139 mil empleos.

Además de la reactivación económica, se mantienen los compromisos programáticos en salud y educación. Respecto a educación, la primer mandataria aseguró que “Los recursos destinados a Educación crecerán un 10,2% en relación al presupuesto de 2014, con un claro énfasis en el fortalecimiento de la educación pública”.

Respecto a esto, el vicepresidente de la FECH Sebastián Aylwin, destacó que la discusión presupuestaria en educación “no sólo se dé sobre la base del dinero, sino también sobre el modelo educacional. No puede ser simplemente el actual modelo educacional pero con más plata, sino que la estructura de financiamiento de la educación tiene que cambiar hacia un modelo educacional que ponga sus orientaciones en los objetivos colectivos, y no como está hoy en la irracionalidad del mercado”.

 

Solimano ejemplificó que el gasto social también ayuda a la reactivación económica. Por ejemplo “si el Estado gasta en construcción de escuelas públicas, o reconstrucción de escuelas públicas deterioradas, eso también ayuda, porque activa el sector de la construcción, se necesitan trabajadores y aumenta la demanda por materiales de construcción. Eso también ayuda a reactivar la economía”, aseveró.