ebola USAUn paciente bajo tratamiento en un hospital de Dallas dio positivo para el virus del ébola, el primer caso de la enfermedad diagnosticado en Estados Unidos.

Autoridades del Hospital Texas Health Presbyterian aseguran que el paciente ya se encuentra en aislamiento, lo cual cumple con el protocolo en caso de ébola, junto con resguardar médicos y funcionarios para evitar el contagio y la propagación del virus. El paciente tenía antecedentes de viajes a Liberia y llegó con algunos síntomas característicos al establecimiento de salud.

La institución de salud estadounidense asegurara que se les han hecho exámenes para ébola a otras 12 personas en Estados Unidos desde el 27 de julio, con resultados negativos.

Cuatro trabajadores de la salud estadounidense han sido infectados mientras trabajaban como voluntarios en el occidente de África, pero ya han sido atendidos en instalaciones especiales de aislamiento en hospitales en Atlanta y Nebraska.

Éste virus ha matado a más de 3.000 personas en el occidente de África. La enfermedad, causa fiebre hemorrágica viral, los primeros síntomas incluyen la aparición repentina de fiebre, debilidad, dolor muscular, dolores de cabeza y dolor de garganta. Más tarde progresan a vómitos, diarrea, alteración de la función renal y hepática – y sangrado a veces interno y externo. El virus se propaga a través del contacto con los órganos y fluidos corporales tales como sangre, saliva, orina y otras secreciones de las personas infectadas.

Contraer el virus es más difícil que el contagio de un resfrío, por ejemplo. Los miembros de las familias de los enfermos de ébola que han contraído la enfermedad, es porque los atendieron o porque manipularon un cadáver infectado.

Se ocupan dos pautas para evaluar si hay riesgo de “El primer y principal factor determinante es si viajaron a la región (de África Occidental)”, dijo. La segunda es si han tenido proximidad a familiares, amigos u otras personas que hayan estado expuestas a la enfermedad.

“La gente no debe temer a una exposición casual en el metro o un avión”, dijo a la Associated Press el doctor Robert Black, profesor de salud internacional en la Universidad Johns Hopkins, EE. UU.