ebola marihuanaSegún el médico David B. Allen, Director Médico de Cannabis Sativa, Inc, existe evidencia científica sobre cómo los cannabinoides, y, en particular, el cannabidiol (CBD), pueden ofrecer un control del sistema inmunitario humano y, a su vez, proporcionar protección contra infecciones virales como la del VIH. La rápida mutación del virus ébola ha dificultado la posibilidad de encontrar una vacuna, es por ésta razón que distintos expertos buscan otras alternativas.

Una vez contagiado, el virus del ébola hace que la célula produzca proteínas que esconden el virus al sistema inmunológico. Este sistema de defensa lleva a un punto en que el virus disimula la propia célula infectada, haciéndola invisible para los cuerpos inmunes de la sangre.

La causa de muerte por este virus es la respuesta inmune del propio organismo, que provoca la denominada ‘tormenta de citosinas’ como reacción a la infección viral y la incapacidad de combatirla con los remedios de siempre. Como consecuencia de este fenómeno, se desarrolla en el cuerpo un choque tóxico. En todas las arteriolas se forman unos pequeños coágulos de sangre, y esta coagulación intravascular diseminada mata a la persona infectada.

Según David Allen, lo que hacen los cannabinoides es prevenir el choque tóxico y también detienen la producción de VEGF, una sustancia química llamada factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), que degrada la unión entre las células, causando una fuga de fluido entre ellas hasta que se produce el sangrado y la posterior hemorragia.

Se ha descubierto que este mecanismo también retrasa el crecimiento de los vasos sanguíneos que alimentan a los tumores cerebrales : el THC inhibe la expresión de los genes necesarios para producir el factor que estimula la aparición de esos vasos sanguíneos, según la investigación de la Universidad Complutense de Madrid liderado por la bioquímica Cristina Blázquez.

Davis Allen hizo un llamado a que se realicen más investigaciones para comprobar este efecto y conseguir más pruebas científicamente confirmadas. Asegura que como mínimo no habrá efectos secundarios peligrosos y, por lo tanto, se podrá ayudar a las zonas donde el ébola se está propagando con rapidez.