malalaDurante la ceremonia de entrega del premio Nobel de la Paz, realizada el pasado miércoles, un joven mexicano irrumpió en el escenario para llamar la atención sobre la desaparición de los 43 estudiantes en Iguala, México.

Los policías reaccionaron rápidamente retirando al estudiante de la atención mediática, mientras que la joven paquistaní Malala Yousafzai  declaró que no tuvo miedo a la intervención del mexicano. “Si no tengo miedo de ninguna otra cosa, cómo iba a tener miedo de ese chico”, recalcó la activista. “El chico era de México, y hay problemas en México“, señaló Malala durante una conferencia de prensa.

El estudiante mexicano de 21 años, llamado Adán Cortés Salas, se manifestó con una bandera de su país en la ceremonia celebrada en Oslo y fue multado con 2 mil dólares por su intervención. En apoyo, la joven premiada por el Nobel de la Paz recalcó que “es verdaderamente importante que los niños hagan escuchar su voz”.

La idea de Cortés fue manifestarse para exigir paz en México y que las autoridades se responsabilicen por la desaparición y posible muerte de los 43 normalistas de Ayotzinapa.  “Si la tirada del presidente (Peña Nieto) es que la gente se canse de la noticia y se olvide de lo sucedido con los estudiantes en México, no lo va a conseguir”, declaró su hermano a la prensa.