flyerbetshevadanceLos ciudadanos chilenos que adhieren a la campaña palestina por el Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) a Israel solicitan la cancelación de las presentaciones de la academia Batsheva Dance Company, señalada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel como “el más reconocido embajador cultural de Israel”.

“Mientras los esfuerzos para promover una imagen positiva de Israel persisten, el pueblo palestino sufre día a día las políticas israelíes”, argumentan los activistas de BDS. Además, aseguraron que el propio director artístico de Batsheva, Ohad Naharin, señaló en una entrevista que él continúa “haciendo mi trabajo mientras a 20 kilómetros de aquí, la gente está participando en crímenes de guerra…”.

“Queremos dejar en claro que no estamos boicoteando a ningún coreógrafo o compañía artística por sus creencias, nacionalidad o el contenido de su trabajo. Estamos boicoteando el uso del Estado de Israel de la danza contemporánea como un soft power para limpiar la imagen de Israel en los escenarios del mundo”, declararon.

Además, los adherentes a la campaña manifestaron que el llamado a boicot contra Batsheva se debe a su afiliación al Estado israelí y a su rol de propaganda en éste y que las acciones no están dirigidas contra sus integrantes.

“Solo esperamos que llegue pronto ese día en que aplaudir en las principales plataformas culturales del mundo a los representantes israelíes sea tan grave como lo sería hoy el haber aplaudido a los representantes culturales de la Alemania nazi”, agregaron. Y sumaron su experiencia como chilenos: “Hemos vivido en carne propia la violación de los derechos humanos, la sociedad civil internacional solidarizó con los perseguidos por Pinochet, y por lo mismo nos parece justo y consecuente levantar la voz cada vez que los derechos humanos se violen en cualquier lugar del mundo”.