gonzalo martnerEl escándalo generado por el presunto tráfico de influencias gracias al que se enriquecieron el hijo de la Presidenta Bachelet y su esposa, sigue generando repercusiones en el mundo político aún después de la renuncia de Dávalos Bachelet al cargo de “primer damo” de La Moneda.

Ahora fue el turno de presidentes de partido de la Nueva Mayoría como Osvaldo Andrade (PS) y Jaime Quintana (PPD), quienes salieron a valorar el paso al costado del hijo de la Presidenta y a intentar disminuir los costos políticos del escándalo sobre el Gobierno y la coalición oficialista.

El presidente del PS destacó que Dávalos “pidió perdón y eso lo enaltece”, mientras el timonel del PPD intentó poner paños fríos asegurando que el préstamo de 6 mil 500 millones que obtuvo la pareja del Banco de Chile, luego de una reunión con su dueño Andrónico Luksic, “no tiene ribetes de ilicitud en ningún aspecto”.

Una opinión distinta se formó el ex presidente del PS Gonzalo Martner, que compite contra Camilo Escalona e Isabel Allende por retornar a la dirección del socialismo a la cabeza de la lista “Tercera Vía”. El candidato estimó que Dávalos, militante del PS, debe ser “pasado al Tribunal Supremo del partido” y suspender su militancia si se judicializa el caso.

Para Martner la legalidad el procedimiento realizado por Dávalos Bachelet y su señora, Natalia Compagnon, no le resta gravedad al escándalo.

“Aquí hay visos de tráfico de influencias cuando esta persona pide reunirse y es recibido por el hombre más rico de Chile”.

Aquí hay visos de tráfico de influencias cuando esta persona pide reunirse y es recibido por el hombre más rico de Chile. Hay algo que es completamente incorrecto e imprudente. La prensa cuenta que Luksic solicitó la presencia de Dávalos, esto es condenable para quien solicita y quien asiste”, señaló Martner a El Desconcierto.

El candidato a la presidencia del PS cuestionó también la naturaleza del negocio emprendido por la pareja: “Comprar terrenos baratos para luego venderlos caros, después de un cambio de uso de suelo, es especulación inmobiliaria. Si además es autoridad pública, hijo de la Presidenta y socialista, que sostenemos que estas cosas no deben suceder y en caso de que ocurran deben dar lugar a altos impuestos a las ganancias de capital, entonces hay un gran problema”.

Martner puso en duda que la Nueva Mayoría y el PS puedan sortear las esquirlas del escándalo, preguntándose “qué credibilidad puede tener un Partido Socialista que promueve la igualdad de oportunidades y, en ciertas esferas, la igualdad de resultados, si destacados militantes se dedican a este tipo de negocios”.

La nociva influencia del grupo Luksic

alberto arenasConsultado por el significado del caso Dávalos Bachelet en el marco de las relaciones del grupo Luksic con la política, Martner lo consideró “una anécdota” al lado del “tema esencial” que supondría la ausencia de un royalty a la minería en la reforma tributaria por la vinculación del ministro Alberto Arenas con el grupo económico.

“Yo me pregunto, el ministro de Hacienda, que pasó de ocupar un cargo en un directorio a nombre del grupo Luksic a participar en la campaña de Michelle Bachelet, ¿qué independencia tiene para promover un royalty que afectaría al grupo Luksic? En mi opinión, poca“.

Para el candidato de Tercera Vía a la presidencia del PS, el trabajo de Arenas como director para el grupo Luksic en Canal 13 “se traduce en que la reforma tributaria no incluyó un royalty para la minería. Esto es esencial, lo otro es anécdota. ¿Dónde está el royalty a las grandes empresas mineras? No está y eso tiene que ver con un sistema de colusión de intereses entre la esfera política y la económica”.

“¿Qué independencia tiene el ministro Arenas para promover un royalty que afectaría al grupo Luksic? En mi opinión, poca”.

“Hay cuatro ministros, el de Hacienda, el de Educación, la de Minería y el de Energía. -o sea no estamos hablando de cualquiera cosa- que provienen directamente del grupo Luksic, del grupo económico más importante de Chile. Eso es un problema”, aseguró Martner, puntualizando que el vínculo de Pacheco no es reciente pues dejó de ser director del Banco de Chile en 2003 y antes de Luchetti, y añade que “éstas pueden ser bellas personas, pero cuando esto constituye un sistema de relaciones entre la política y los intereses económicos hay un lío”.

La lista Tercera Vía también emplazó al PS a tomar cartas otro caso de corrupción que afecta al partido, el del diputado Christian Urízar, formalizado y en investigación por fraude al fisco.

Según Martner “el progresismo debe ser implacable ante la corrupción”, toda vez que “si no se construye una muralla china entre política y negocios, volvemos algo que no es la democracia. La democracia es el hecho de que los ciudadanos eligen a sus gobernantes dentro de reglas previamente establecidas. Lo otro es el poder de la fuerza puro y simple y ahora estamos conociendo el poder más sutil, menos evidente, pero no menos eficaz, del dinero”.