abortoDurante esta jornada se inició la tramitación del proyecto que, impulsado por la presidenta Bachelet, busca despenalizar el aborto en tres causales: riesgo para la vida de la mujer, que el embrión o feto padezca alteraciones genéticas o congénitas incompatibles con la vida y violación.

La propuesta no termina por convencer a los sectores feministas que abogan por el acceso a un aborto libre, que apunte a terminar con la práctica clandestina que cada año cobra la vida de cientos de mujeres. Por ello, en el marco de la próxima celebración del Día de la Mujer, diversos colectivos han llamado a marchar este viernes llevando como prioridad la demanda del aborto libre a las calles de todo el país.

En entrevista con ElDesconcierto.cl, Angie Mendoza, vocera de la Coordinadora Feministas en Lucha, expuso su visión sobre el proyecto que ya comenzó a ser discutido en el Parlamento y describió los próximos pasos del movimiento feminista en esta extensa lucha.

Aborto3

 

Hoy se inició la tramitación del proyecto que despenaliza el aborto en tres causales. Desde diversos sectores feministas han argumentando que esa propuesta no soluciona en absoluto la mayoría de los casos de abortos clandestinos en Chile. ¿Qué tan insuficiente es?

Desde la Coordinadora Feministas en Lucha creemos que no son suficientes las tres causales, porque representan al 3% de la población femenina en Chile. Es el derecho a decidir es lo que se pone en juego en este debate. Nuestra propuesta es develar la situación que viven las mujeres que abortan en Chile más allá de estas causales. Muchas lo hacen en sus casas, acompañadas pues compran Misotrol o misoprostol, por tanto no representa la realidad de los abortos que se practican en el país.

 

El rechazo de algunos sectores de la salud a practicar un aborto ha estado en el debate. En el proyecto se sostiene que los médicos podrán abstenerse de interrumpir un embarazo si han manifestado su objeción de conciencia, pero no podrán negarse si la interrupción debe se realizada de forma urgente. ¿No persiste una visión en extremo moralista de dicho procedimiento médico?

Claramente el rechazo al tema del aborto es posterior a los 90’. Creo que se debe hacer historia, muchas mujeres se practicaban abortos desde hasta 1989, algunas en hospitales públicos como el Barros Luco, por lo que creemos que fue en el proceso de dictadura donde más se enjuicia a las mujeres, se cristaliza el modelo mariano y se profundiza el rol de la mujer de familia.

“Los médicos podrán objetar conciencia, como lo ha hecho el director de la Clínica UC, pero no pueden negar una política social, las resistencias tendrán que ir cediendo poco a poco”.

Los médicos podrán objetar conciencia, como lo ha hecho el director de la Clínica UC, pero no pueden negar una política social, las resistencias tendrán que ir cediendo poco a poco y tendremos que hacer un trabajo en el área de salud para concientizar sobre los derechos de las mujeres y eliminar la moral del procedimiento médico.

 

Algunos parlamentarios han propuesto eliminar los plazos en una de las causales de aborto, que es la violación, argumentando que muchas víctimas suelen ocultar sus embarazos o desconocerlos por semanas. En la DC, en tanto, no hay acuerdo sobre permitir el aborto por esta razón ¿Qué opinas sobre la forma en que se da esta discusión?

Hemos escuchado a Lorenzini, por ejemplo, que explicita un machismo total con respecto a las mujeres. La DC sostiene el estereotipo de familia, la mujer en el rol tradicional, no respetando su derecho y sobre todo la autonomía del cuerpo. Los debates políticos son de extrema estrechez, donde no convergen las voces de feministas ni organizaciones que están a favor del aborto y más allá de los derechos humanos de las mujeres, en el encuentro de la ONU se explicita que Chile debe legislar sobre este tema, por tanto hay que discutir y accionar la despenalización del aborto.

 

La discusión sobre el aborto en Chile parece estar estancada en el conservadurismo radical o moderado de la clase política. ¿Cómo avanzar?

Lo que hemos realizado como Coordinadora de Feministas en Lucha es organizarnos, manifestarnos y salir a la calle, proponer estrategias, denunciar a políticos machistas, funar fuera de la Universidad Católica, es decir, generar ruido en todos los espacios, institucionales o no.