Andreas-GL_TINIMA20150326_0225_20La fiscalía encargada de investigar el extraño accidente sufrido por un avión de la compañía Germanwings ya ha encontrado nuevos datos: según documentos y un certificado médico, el copiloto de la nave estaba sufriendo una depresión que incluso lo tenía sometido a un tratamiento. 

Andreas Lubitz poseía una licencia a causa de su cuadro depresivo, pero el copiloto rompió el certificado y lo ocultó a la empresa, repitiendo el procedimiento con el resto de los documentos. La licencia en cuestión contemplaba también el día en que Lubitz piloteó el avión Airbus 320, que transportaba a 149 pasajeros. Es decir, se encontraba totalmente vigente.

Además, fuentes de la fiscalía negaron la noticia de que en su domicilio se habría encontrado una carta de despedida, así como rechazaron otros indicios de fines políticos o religiosos que expliquen su comportamiento.

Hasta ahora, se sabe que Lubitz había interrumpido su formación como piloto durante unos meses, en 2009, y se especula sobre una posible depresión. Las autoridades han insistido que, tanto en su ingreso como en su desarrollo como piloto, Andreas Lubitz pasó sin problemas los rigurosos exámenes físicos y mentales necesarios.