Vásquez AguilarUn desmarque de la actual estrategia emprendida por el Colegio de Profesores realizaron esta jornada dirigentes disidentes del Magisterio, entre ellos Mario Aguilar y Darío Vásquez.

Vásquez, secretario general de la colectividad afirmó que “hace tiempo Jaime Gajardo está teniendo un actuar errático” e indicó que en las negociaciones con el Ministerio por el proyecto de Carrera Profesional Docente se “están repitiendo los mismos errores del año pasado que desembocaron en grandes movilizaciones del Magisterio”.

Vásquez aseguró que “la Conducción (del Colegio) no se pone la camiseta de los profesores, no tiene independencia ni autonomía frente al gobierno de turno, y está perjudicando no solamente al profesorado, sino que concretamente a la educación”, indicó.

Según explicó, las promesas de sacar el mercado de la educación y las transformaciones estructurales en el área “están lejos de poder cumplirse”.

Aunque reconoció que el proyecto de Carrera Profesional Docente aún no está definido, indicó que “lo que hemos ido discutiendo es más de lo mismo” e indicó que de implementarse alguno de los puntos que ha planteado el Gobierno “no se cumplirán los objetivos pregonados en un principio”.

El proyecto, que recibiría actualmente el nombre de Desarrollo Profesional Docente, sería insuficiente ya que “parte de la desconfianza hacia el profesores, pero tampoco ataca el problema de fondo que es la formación docente”.

“Si están pensando en que los nuevos profesores estén bien formados, el Gobierno no está planteando ninguna arma jurídica ni facultad para cambiar las leyes, de tal manera que las mallas curriculares seguirán en mano de las universidades, sin que se defina cuál es el perfil del profesor que Chile necesita”, indicó.

El carácter “lesivo” para Vásquez no sólo pasa por eso, si no por programas de inducción, y los concursos para obtener el cargo de profesor de planta que obligaría a los profesores nuevos a mantener al menos durante dos años a contrata. “El profesor joven tendrá que pasar dos años en un programa de inducción para que al final le hagan la evaluación docente más una prueba disciplinar, que si sale bien le permite ingresar al sistema. Aquí van a empezar a poner cortapisas a través de pruebas para ver quién sigue o no en el sistema”, afirmó.

Vásquez aseguró que “cuando los profesores conozcan el proyecto, lo van a rechazar”.

El dirigente criticó a la Conducción del Magisterio por hacer un llamado a paro y movilización para la próxima semana, aunque defendió la herramienta con la que cuentan los trabajadores para negociar. Sin embargo, aseguró que dado el momento que se vive en el norte del país, “no es el tiempo para llamar a paro”.

“Una actitud de claridad sería que la conducción suspenda ese llamado por la catástrofe que hay en el país. ¿A dónde vamos con ese paro? Acabamos de empezar una campaña de solidaridad con los profesores afectados, para ir en ayuda de ellos, y de los que han perdido todo, y quién se va a preocupar del paro. Eso no va a ser exitoso, y no es el momento para estar movilizado cuando no hay ninguna causa para hacerlo. Respaldar las reformas del gobierno es algo rimbombante y que no tiene sustento. Creo que los profesores no están en esa”, concluyó.

En tanto Mario Aguilar, prosecretario del Magisterio, afirmó que “esta carrera profesional docente va en absoluta dirección de esa lógica; agudizar la competencia individual, acreditar rendimientos, acreditar productividad, cuando en la práctica los procesos pedagógicos no funcionan con esa lógica”.

El sector disidente también ha planteado que las remuneraciones docentes tienen que mejorar significativamente para alcanzar una nivelación que dignifique la carrera profesional de los profesores del país. Así, proponen la posibilidad de hacer esa nivelación, ya sea utilizando los valores salariales del sector público, o mediante los parámetros que establecen los países OCDE. “El promedio de rentas docentes en los países OCDE, es de 40 mil dólares anuales, mientras que en Chile es de 20 mil. Si ellos se llenan la boca diciendo que somos un país OCDE, pues entonces seamos país OCDE en materia salarial”, sentenció Aguilar.

Al mismo tiempo, aseguraron que si el Gobierno tiene el proyecto en “la puerta del horno”, como declaró hace algunos días el Ministro de Educación, Nicolás Eyzaguirre, quiere decir que lo tiene todo “cocinado”. De esta manera, plantean un claro rechazo a la dinámica de negociación impuesta por el gobierno, donde invitan al magisterio a una jornada de reflexión, después de escuchar este tipo de declaraciones por parte del ministro. “Esto augura, evidentemente, movilizaciones por parte del profesorado”, confesó Aguilar.

“Hacemos un llamado directamente a los profesores, a estar muy atentos; ponerse en estado de deliberación y en estado de alerta, porque si no se escucha lo que estamos diciendo, el único camino que nos va quedando es el de las movilizaciones. Ojalá el señor ministro se de cuenta de que no puede cometer el mismo error que el año pasado. Si el ministro quiere evitar las masivas movilizaciones del profesorado, tiene que rectificar lo que se está haciendo muy mal. El señor Ministro tiene que entender que, para poder señalar que hemos construido en conjunto la Carrera Profesional docente, tiene que escucharse la voz de los profesores”, manifiesta el Prosecretario.

Finalmente, los dirigentes disidentes exigieron al gobierno que durante la próxima semana el Mineduc entregue su propuesta definitiva al magisterio, para que de esta manera esa propuesta pueda ser discutida y analizada por los dirigentes nacionales y el conjunto de la base, y así definir cuál será su posición respecto de esa propuesta.