Eugenio-Tironi

Como “una puesta en escena bastante brillante” calificó el sociólogo, columnista y analista político Eugenio Tironi, el sorpresivo anuncio de cambio de gabinete hecho ayer por la Presidenta Michelle Bachelet en entrevista con Mario Kreutzberger, en el micro-ciclo de análisis “Qué le pasa a Chile” de Canal 13.

Tironi, experto en comunicación estratégica, analizó el inesperado episodio televisivo en conversación con Radio Zero y descartó de plano las críticas por el supuesto tono “poco republicano” del anuncio hecho en televisión.

La semana pasada, Torino ya haber elogiado el anuncio de la Mandataria en cadena nacional sobre el inicio en septiembre próximo de un proceso constituyente.

El sociólogo afirmó que “desde un punto de vista más frívolo, en términos de su puesta en escena, me pareció bastante brillante, porque se hizo de cara al país, que es lo que en general hoy día se exige. Se hizo frente a nuestro notario público nacional, a quien recurrimos y quien nos conforta en los momentos de mayor dificultad. Y además respondió a las expectativas que ponía don Francisco en esta entrevista, que eran ‘dígame las cosas tal cual son, de corazón’, lo que no hizo jamás (el ex Presidente) Sebastián Piñera en su entrevista del día martes”.

Según Tironi, la Presidenta mostró un buen manejo de los tiempos y justificó además la emoción que ella evidenció cuando dio a conocer su decisión respecto de su equipo ministerial, que tomó pocas horas después de conocerse los magros resultados de la encuesta Adimark y en la víspera de los de la encuesta CEP, que también dieron cuenta del desplome de su popularidad y la del Ejecutivo en su conjunto.

“Desde el punto de vista más sustantivo, yo siempre hago la analogía con un piloto de guerra que tiene que saber cuándo dispara, que tiene el sentido del timing, y aquí la Presidenta mostró tenerlo, muy de sangre fría, y lanzó el misil en el momento que tenía que lanzarlo”, subrayó Tironi.

Y también consideró que “el hecho que ella se vea afectada emocionalmente por el hecho de pedir la renuncia a un equipo con el cual lleva trabajando un año y quizás más de un año para atrás, que ha pasado momentos dificilísimos, entre los cuales el que involucra a Rodrigo Peñailillo, que ha sido como su brazo derecho por 10 años, es durísimo”.

Tironi desestimó además las críticas que apuntaban a la capacidad política de Bachelet tras no haber condenado enérgicamente el negocio que involucró a su nuera Natalia Compagnon, y a su primogénito, Sebastián Dávalos.

“Ella no está aquí ni por su cara o por su sonrisa; sabe de estrategia, tiene frialdad para tomar una decisión, espera el tiempo adecuado, aprovecha muy bien las oportunidades, sabe tragarse rencores. Todo lo que corresponde tener en cuenta para decisiones de esta envergadura”, indicó.

Tironi afirmó que la señal de pedir la renuncia fue “más importante que todo lo que dijo” y comparó ese tipo de medidas con las de un sistema parlamentario. “Voy a dar un giro, ése fue el mensaje, y darse 72 horas (…) significa que va a pensar exactamente cuáles son los pasos que va a dar en el futuro”, indicó, y agregó que este cambio de gabinete “es mucho más radical” que el realizado en su gestión anterior.

El sociólogo descartó de plano que vayan a llegar los mismos ministros que en aquella ocasión.  “No creo para nada (en esa posibilidad) y eso sería un retroceso enorme. Me cuesta imaginar (quién irá a llegar)”, indicó.

“Está claro que tienen que llegar personas que tengan peso propio, porque en este minuto ella no tiene el capital o respaldo suficiente”, afirmó.