Pablo WagnerEl ex subsecretario de Minería, Pablo Wagner, que se encuentra imputado por delitos tributarios, cohecho y lavado de activos, entregó sus primeras declaraciones tras salir del anexo carcelario Capitán Yáber hace poco más de una semana.

En entrevista con revista Qué Pasacuestionó los cargos en su contra asegurando que “es absurdo aceptar un soborno a través de boletas” y achacó la responsabilidad por las boletas de honorarios ideológicamente falsas que recibió a Hugo Bravo, ex gerente general de Penta, por ser el responsable del “diseño” con el cual se le realizaron los pago correspondientes a un “finiquito comercial”.

Wagner afirmó que cuando estalló el caso Penta “se me vino el mundo encima, porque no pensé que ese finiquito voluntario comercial que habíamos desarrollado se iba a tomar de mala forma. Yo creo que Bravo lo diseñó desprolijamente y que yo cometí el error de aceptar ese diseño, cosa que no debí haber hecho nunca“.

El ex subsecretario afirmó que con el tiempo se le hizo “evidente” que el pago del finiquito “debió hacerse de una vez”.

“En el momento no pensé mucho en eso, porque cuando esto se empieza a ejecutar, que fue a partir de junio, yo ya estaba en el gobierno e involucrado en la tarea ministerial. (…) Como había relaciones de confianza desde hace muchos años, uno no lo duda”, agregó.

Para Wagner “la forma debió haber sido distinta, pero el pago debió existir siempre como término de un finiquito voluntario comercial”, y agrega que en dicho momento no pensó si era irregular o no, pero que “visto desde hoy día, por supuesto que es irregular”.

“En ese momento confié. Pero las decisiones se toman en ese tiempo y no cinco años después. Es evidente que no debí haberlo aceptado jamás”, agregó.

Además, el ex militante de la UDI afirmó que “siempre he tenido claro que no cometí cohecho y menos lavado de activos”, ya que según él nunca hubo algún tipo de contacto con Carlos Alberto Délano por la minera Dominga. “Ni antes, cuando yo estaba en Penta, ni antes de que empezaran los pagos, ni cuando asumo como subsecretario supe que había ni el más mínimo interés de la familia Délano de tener participación en la minería. Nunca tuvo participación en el negocio minero, por lo tanto, no se me podía pasar ni por la cabeza”, explicó.

Al respecto, Wagner cuestionó los cargos en su contra y afirmó que “es absurdo ser cohechado o aceptar un soborno a través de boletas”.

“Es ridículo pensar ‘yo voy a hacer esto porque quiero tener un cohecho sofisticado’. Nunca se me pasó por la cabeza. Esto era un pago de un finiquito voluntario comercial que fue mal diseñado. Yo no lo debería haber aceptado, pero jamás me puse en el escenario de un cohecho“, indicó Wagner.