Polémica causó la resolución de un tribunal argentino luego de dictar la reducción de la pena a un hombre acusado de abusos deshonestos contra un menor de edad, argumentando que el niño de 6 años había sido abusado antes y “acostumbrado a situaciones de trasvestismo”.

El juez de Casación Penal y miembro del tribunal en cuestión, Horacio Piombo, argumentó que la figura de “gravemente ultrajante” no podía aplicarse al caso, debido a que el padre del menor había incurrido en abusos sexuales contra el menor en situaciones anteriores.

En primera instancia, el acusado Mario Tolosa había sido condenado a 6 años por el delito de “abuso sexual con acceso carnal” contra el menor, quien practicaba futbol en una institución al norte de Buenos Aires donde el victimario participaba como dirigente.

Randazzo criticó fuertemente la decisión del Tribunal.

Randazzo criticó fuertemente la decisión del Tribunal.

El tribunal, sin embargo, optó por reducir la sentencia a 3 años y dos meses de cárcel, explicando que el niño ” es gay , ya tiene su sexualidad definida. El abuso pasó pero no fue ultrajante”. El fallo de los dos jueces consideró como atenuante los constantes ultrajos a los que el pequeño había sido sometido.

Protesta de la fiscalía

La fiscalía local consideró que la sentencia emitida constaba de “pervesión” y los argumentos presentados por los jueces firmantes eran “irracionales”.

Ambos magistrados, identificados como Bejamín Sal Llargués y Horacio Piombo, serán llevados a juicio político.

El ministro de Interior y Transporte de Argentina, Florencio Randazzo, calificó de “repugnante” le decisión del tribunal. A través de Twitter, el secretario de Estado condenó la resolución: “El fallo de los jueces Piombo y Sal Llagués da vergüenza. Muestran un Poder Judicial burocrático, arcaico y sin ningún tipo de sentido común”.