Captura de pantalla 2015-05-21 a la(s) 13.43.57De acuerdo a lo expresado por Carabineros a través de un comunicado de prensa, ninguno de sus funcionarios es responsable de lo ocurrido al estudiante de la Universidad Católica, Rodrigo Avilés Bravo, quien resultó con diversas lesiones cerebrales tras participar de la marcha del pasado 21 de mayo en Valparaíso.

Según los uniformados, cerca de las 12.20 horas llegó un equipo de Fuerzas Especiales a las cercanías de una tienda de la empresa Nextel, donde un grupo de individuos saqueaba el establecimiento, por lo que utilizaron el carro lanza aguas para dispersar a los manifestantes.

“Al momento de proceder a la detención, frente al local comercial, en el piso se encontró al estudiante Rodrigo Avilés Bravo, quien presentaba una herida cortante en la cabeza y un estado de semi inconsciencia, al parecer, debido a una caída por las condiciones existentes en el terreno“, recalcaron.

La versión de Carabineros contrasta con lo expresado por los estudiantes que estaban cerca del joven lesionado, quienes responsabilizan directamente a la fuerza policial de la caída sufrida por Avilés. Además, la policía aseguró que auxiliaron al estudiante y coordinaron “las acciones para el traslado a un recinto asistencial”.

Sin embargo, como el personal de ambulancia se negó a asistir al lugar a raíz de los incidentes, el joven fue trasladado en un carro policial hasta el Hospital Carlos Van Büren, donde permanece internado tras dos intervenciones. Por último, Carabineros informó que realizarán una investigación para confirmar que el procedimiento policial fue el indicado.