Un tribunal de justicia estadounidense absolvió al oficial de policía Michael Brelo por la muerte a tiros de dos hombres desarmados, ambos afroamericanos, tras una persecución que tuvo lugar en noviembre de 2012.

El oficial de Cleveland ejecutó múltiples disparos en contra del vehículo donde viajaban las víctimas, Timothy Russel y Malissa Williams. El juicio se extendió por cuatro semanas, y fue el juez John P. O’Donnell el encargado de dar a conocer el veredicto.

AP_Michael_Brelo_ml_150407_16x9_992

Brelo, de 31 años, estaba siendo procesado por cargos de homicidio.

Durante la jornada del 29 de noviembre de 2012, un centenar de agentes policiales inició una persecución luego de escuchar ruidos procedentes de vehículo, creyendo que eran disparos.

En total efectuaron 137 disparos contra el auto en el que viajaban Russel (43) y Williams (30), de acuerdo a la investigación.

Según los fiscales a cargo del caso, una vez que el grupo de policías cesó el fuego y el vehículo se había detenido, Brelo subió al capó del coche y ejecutó 15 tiros más contra ambos ocupantes, que estaban desarmados.

Una vez conocido el fallo, decenas de personas empezaron a concentrarse en las calles de Cleveland para repudiar la decisión.

Violencia y discriminación racial en Estados Unidos

La brutalidad policial (historia conocida en nuestro país) se ha tomado las calles de Estados Unidos, sobre todo en contra de ciudadanos afroamericanos que muchas veces han sido víctimas de crímenes por parte de la oficialidad.

Los casos conocidos a nivel internacional tanto en Baltimore, Ferguson y Cleveland han desatado críticas a nivel internacional en contra de los departamentos de policía norteamericanos.

Members of community hold hands in front of police officers in riot gear outside recently looted and burned CVS store in Baltimore

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos publicó el resultado de una investigación iniciada en marzo de 2013, cuyas conclusiones arrojaron “un uso de la fuerza excesivo” por parte de la polícia de Cleveland.

El estudio se dio a conocer poco después de que un oficial de la misma ciudad asesinara a un menor afroamericano de 12 años al confundir la pistola de juguete que portaba el niño con un arma real.

Barack Obama anunció el lunes pasado una orden de prohibición de suministros de algunos equipos militares a los cuerpos de policía, esperando que esta medida mitigara la fuerte tensión que se vive en el país.