rodrigo valdésRodrigo Valdés, ministro de Hacienda, se refirió esta mañana a diversos temas de actualidad en entrevista con Radio Cooperativa, entre ellos algunos aspectos que quedaron fuera de la Reforma Laboral.

Según argumentó el economista, algunas de las demandas de los sectores sindicales, como la negociación por ramas de la producción -o negociación supra-empresas-, no fueron incluidas dentro del proyecto del Gobierno porque “Chile no está preparado para la negociación ramal”.

“Una cosa es tener negociación al interior de una empresa y la otra nivel de la rama de la producción. Esta reforma profundiza y le da más poder a los sindicatos en una negociación dentro de la empresa, y lo que hemos que es bueno para Chile mantenerla dentro de la empresa”, explicó Valdés.

El titular de Hacienda argumentó que la decisión de dejar fuera este mecanismo de negociación sindical se debe, a su juicio, “porque se da la situación de que hay empresas muy distintas en un momento del tiempo, y una misma talla de ropa para todos no es buena”, indicó.

Valdés ejemplificó con las situaciones que se viven, en términos económicos, en el norte y el sur del país. “En el norte viene de un boom de hace muchos años por el tema cobre. Vimos que el precio subió desde el 2003 hasta unos 3-4 años atrás, y ahora ha ido bajando gradualmente. Uno ve distintas ciudades y uno ve que tuvieron un boom y ahora se están acomodando a situaciones distintas. En el sur de Chile, en cambio, hay muchos productos que dependen del tipo de cambio: salmones, vinos, frutas, etc. Estas industrial ahora están con mucho mejores rentabilidades”, señaló.

“Mi opinión como ministro es que es importante mantener la relación dentro de la empresa en términos de negociación, pero con cambios sustanciales. La Ley hace un cambio fundamental en darle más poder a la parte negociadora de los trabajadores, y la más importante es que hace la huelga efectiva. En Chile tenemos distintas maneras en que, después de un tiempo, la huelga ya no tenga fuerza y esta Ley hace la huelga efectiva”, defendió Valdés.

El ex presidente del Banco de Estado envió un mensaje a los empresarios afirmando que “venimos de una relación muy desequilibrada, y eso está claro para todos”, y agregó que la ley ayudará a restablecer un equilibrio entre los trabajadores y la empresa.

Valdés reafirmó que algunos aspectos de la reforma deben ser debidamente definidos para no afectar el funcionamiento de la macro economía, como el establecimiento del reajuste según el IPC. “Mantener el IPC dentro del piso negociador es una restricción que podría afectar el funcionamiento de la macro economía”.

A ello sumó el aspecto de la negociación ramal, afirmando que “Chile no está preparado dado los tipo de problemas que enfrenta: movimientos de tipos de cambio, movimiento de precio de los commodities (materias primas destinadas a bienes de consumos como el cobre o la celulosa)”, apuntó Valdés.