Desde el 1 de junio, los trabajadores de Fashion’s Park se encuentran en huelga legal efectiva a lo largo de todo Chile, exigiendo a sus empleadores una mejora profunda a las precarias condiciones laborales que los agobian a diario.

Levantar este proceso no ha sido fácil. Empleados de la cadena de tiendas comentan que la desinformación ha sido una problemática compleja y las amenazas de despido por parte de la compañía han significado una disminución de la participación en la huelga.

IMG-20150610-WA0000

Sin embargo, alrededor de 300 trabajadores a nivel nacional hoy se encuentran movilizados. El delegado sindical de Santiago, Jaime Jara, afirma que es primera vez que la agrupación se mueve realmente por sus intereses, a diferencia de lo que han dejado experiencias anteriores, donde el sindicato era pro empresa y no velaba por el bienestar real de sus afiliados.

“El 16 de enero de este año presentamos nuestra propuesta dentro del proceso de negociación,  y la última respuesta de la empresa fue enviada hace unas semanas. Tomamos la decisión de iniciar una huelga legal, en la cual los trabajadores exigiéramos que se nos escuche y se nos respete, porque la respuesta fue indignante”, sostuvo Jara.

El documento cuenta con 23 puntos que dan forma a las demandas levantadas por el Sindicato de Trabajadores de Fashion’s Park.

“Las exigencias principales dicen relación con el reajuste del sueldo base a un 5%, un aumento en la asignación de movilización y alimentación, y que los bonos sean pagados en dinero”, añadió. La empresa, por su parte, solo atendió a cinco apartados de la propuesta de contrato presentada en enero.

En la actualidad, la asignación de movilización es de $330 diarios. Los trabajadores exigen que sea de $1000, para costear al menos una ida en pasajes de transporte, tanto en el sur -donde se encuentra la mayoría de empleados movilizados- como en el centro del país.

IMG-20150610-WA0002

Ocurre también que los bonos por concepto de fiestas patrias y navidad son entregados con gift cards canjeables en la misma tienda. “Nos pagan con fichas, no comemos ropa”, sentenció Jara. La empresa se negó a pagar los 50 mil pesos por trabajador demandados por el sindicato, y presentaron en su última oferta el pago de 30 mil pesos en tarjetas para adquirir prendas en la tienda.

Además, “la respuesta de la empresa consignaba que en caso de aceptar, debíamos acatar el acuerdo por los siguientes cuatro años, donde nos comprometíamos a no realizar ninguna otra demanda colectiva”, declaró el delegado sindical. “Tampoco mencionaron el bono de término de conflicto”.

Este viernes se reunirán abogados de ambas partes para enfrentar posturas. En base a los resultados de dicho encuentro los trabajadores evaluarán la continuidad de su movilización.