marihuana_chile_7Durante este martes, la Cámara de Diputados aprobó en general el proyecto de despenalización del autocultivo de marihuana, que facilita su consumo para usuarios terapéuticos y recreativos. La iniciativa comenzó a ser discutida a partir de las 11 horas en el Parlamento, en compañía de una serie de organizaciones que abogan por una nueva política de drogas en Chile.

La propuesta modificaría el Código Sanitario y la cuestionada Ley 20 mil, que ha sido criticada por profundizar la criminalización de los usuarios cannábicos, sin reconocer sus facultades terapéuticas, en el caso de los enfermos, ni su expansión como práctica recreativa en amplios sectores.

El parlamentario Giorgio Jackson se manifestó a favor de la iniciativa, emplazando al “Ejecutivo a que se haga parte y no siga escapando del debate necesario para eliminar el narcotráfico en nuestro país. Este proyecto avanza hacia las libertades y el término del narcotráfico”.

El proyecto de ley en discusión permite el porte de cantidades inferiores a diez gramos de cannabis. Además, posibilitará el autocultivo -hasta ahora, ilegal- de un máximo de seis plantas por domicilio y reconoce su uso terapéutico, el que podrá ser legitimado por cada paciente a través de una receta médica. 

Pese a que algunos parlamentarios de la Alianza manifestaron su reconocimiento al uso medicinal del cannabis, se opusieron terminantemente a su práctica recreativa. Así lo argumentó Nicolás Monckeberg: “Aquí no estamos objetando el uso para fines medicinales del principio activo de la marihuana, pero el proyecto legaliza el autocultivo de cannabis para consumo privado, legaliza el porte de 10 gramos. ¿Estamos realmente conscientes de lo que estamos haciendo? Seis plantas por domicilio, es evidente que estas cantidades no están dirigidas a consumo personal, equivale a 4 mil pitos o unidades de marihuana. Es francamente una hipocresía señalar que esta ley busca proveer para consumo personal”.

Por su parte, Ana María Gazmuri, celebró la aprobación en general del proyecto, recordando el rol que han jugado las organizaciones y la sociedad civil en su discusión parlamentaria. Al respecto, Gazmuri recordó que “esta es una iniciativa de la agenda ciudadana que los legisladores han acogido con responsabilidad”.

En los próximos días, el proyecto volverá a ser discutido en la Comisión de Salud de la Cámara, donde sus detractores buscarán rechazar las indicaciones que permiten el autocultivo en uso recreativo. Por ahora, el activismo cannábico sigue de cerca los próximos pasos de la ley en el Parlamento, conscientes de que aún queda camino por recorrer.