pescadoresEl presidente de la Federación de Trabajadores Pesqueros (Fetrapes), Juan Montenegro, señaló que como consecuencia de la aprobación de ley de Pesca, el sector ha perdido cerca de 2000 puestos de trabajo, lo que es un efecto directo de una ley ilegítima que entrega privilegios a la gran industria pesquera.

“Los señores de Asipes y Sonapesca se han dedicado al terrorismo mediático, hablan de conspiraciones y de despidos si se revisa o anula la ley Longueira. Sin embargo, lo único claro y tal como se desprende de las cifras que maneja el Servicio de Impuestos Internos, desde la aprobación de la ley se han despedido a 1.874 trabajadores, los que han quedado en la calle”, indicó Montenegro.

El dirigente valoró que los Senadores Carolina Goic, Adriana Muñoz y Rabindranath Quinteros, se atrevan a modificar la ley de Pesca. “En el Senado agradecí a los parlamentarios por atreverse a levantar la voz, pero también les dije que falta incorporar una plataforma social que impida que el trabajador pesquero continúe siendo un temporero del mar”.

Agregó que espera que el Gobierno “rompa su silencio cómplice con la Ley de Pesca y se sume a la moción a la brevedad, para que los recursos pesqueros sean de todos los chilenos y el Estado recaude lo justo, terminando con los privilegios de las 7 familias”, puntualizó el presidente de Fetrapes.