reforma educacionalEn el marco de la propuesta de reforma al sistema de Educación Superior que fue presentada por el gobierno, los decanos, decanas y la directora de las Facultades e Institutos que integran el Campus Juan Gómez Millas de la Universidad de Chile invitaron a la ciudadanía a hacerse parte de un debate serio que restituya el rol de Estado y sus instituciones en el desarrollo de una educación superior pública.

“Reconocemos los avances que, en materia de regulación de un sistema mercantilizado que ha operado durante más de treinta años, representa la propuesta gubernamental. Valoramos el esfuerzo por recoger las demandas de equidad que han inspirado la crítica ciudadana y de las comunidades universitarias durante los últimos años, en el marco del cuestionamiento radical a un sistema basado en la competencia y en la privatización de derechos de naturaleza pública. Un sistema instaurado en el contexto de un gobierno ilegítimo y que ha definido una lógica neoliberal que trata a la educación superior como un bien de consumo”, sentenciaron.

Sin embargo, aseguraron observar con preocupación que tales avances no se enmarcan en una política de Estado que transforme de forma sustancial las condiciones vigentes. Así, recalcaron que la reforma propuesta sólo representa una mejora regulatoria, pero “no una verdadera transformación política que sitúe la formación profesional, técnica, la investigación y la extensión universitaria como pilares del desarrollo y la democracia de nuestro país, en estrecho vínculo con las realidades regionales y con perspectiva nacional”.

jgmAdemás, afirmaron que apelan a una reforma de alcance nacional que restituya la condición pública de los derechos de educación superior garantizados por el Estado y sus instituciones, “diferenciándolas de aquellas que desarrollan sus propuestas formativas en el contexto de sus iniciativas empresariales”. En este sentido, aseguraron que “la actual reforma no reforma lo esencial del modelo neoliberal de educación superior vigente”.

Esto, porque se mantiene la indiferenciación de lo público y lo privado respecto a instituciones de naturaleza diversa sobre la base de un subsidio a la demanda y una regulación necesaria, pero insuficiente. Tampoco define una política nacional que restituya el sentido de lo público y no se basa, “en una definición política y cultural de lo que se entiende por educación superior y sus exigencias a partir de un análisis detenido sobre lo que el sistema debería aportar al país, a la sociedad, a la ciudadanía, más allá de sus “beneficiarios” individuales –clientes- y/o institucionales”.

La misiva, firmada por la decanas María Eugenia Góngora, Clara Luz Cárdenas, además de los decanos Víctor Cifuentes y Roberto Aceituno, reafirma que la actual propuesta de reforma impulsada por Bachelet “vendría a consolidar el lucro de las instituciones privadas” 

“Convocamos a un debate ciudadano y universitario para que la reforma no sea la consolidación de un modelo que subsidia las ganancias privadas a costa de los derechos sociales. Las universidades estatales tienen la libertad de decirle a su dueño, el Estado, que está actuando sin un análisis serio de los efectos de las políticas que propone“, finalizaron, junto a la firma de la directora del Instituto de Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile, María Olivia Mönckeberg.

Revisa el comunicado a continuación: