Azúcar-MilagroHace dos semanas, la banda de rock afro-americano Azúcar Milagro, que suele estar en el inventario de bares y tocatas capitalinas, recibió una desagradable noticia: “Bailo a mi manera”, su más reciente videoclip, acababa de ser censurado por la empresa Metro S.A.

La realización del clip había contemplado como premisa fundamental la inclusión de la mayor cantidad de actores sociales y espacios de Santiago de Chile. En esta lógica, explica Poncho Pizarro, vocalista de la banda, decidieron dar visibilidad a uno de los lugares más cotidianos de la vida actual: el transporte público.

Las imágenes que causaron la polémica captaban a un joven trabajador entrando a un vagón de Metro, luego de su jornada laboral. Una vez que el video fue lanzado, se intentó gestionar su aparición en Sub TV, una plataforma externa a Metro, que transmite videos y publicidades en distintas estaciones de la red.

“Ellos aceptaron publicarnos, bajo la salvedad de presentarles un permiso de Metro, que nos autorizaría a incluir imágenes de un vagón, por tanto nos dirigimos a las oficinas de Servicio al Cliente, y ellos recepcionaron nuestra solicitud”, contó Pizarro.

azucar-milagro

Pocos días después, los integrantes de la banda se acercaron a la empresa para conocer los resultados de su requerimiento, pero sólo les otorgaron el teléfono de una ejecutiva, a quien llamaron de inmediato. Sin embargo, “ella nos planteó que si bien este trámite estaba en curso, lo más probable es que arriesgaríamos algún tipo de sanción por violar la propiedad privada de Metro, sin permiso. Asimismo, nos dijo que nos comunicáramos con ella al cabo de una semana más, nosotros esperamos, y obviamente la volvimos a llamar. En dicha ocasión nos señaló que Metro ya había interpuesto una demanda en nuestra contra, la cual ya estaba en fiscalía, y que lo único que nos quedaba era bajar el video y editarlo, para poder re-utilizarlo sin arriesgar una multa de hasta 100UF, que ya estaba en curso”.

Sin contar con los recursos necesarios para financiar la demanda, los miembros de Azúcar Milagro decidieron conversar con el director del video y llegaron al acuerdo de bajarlo y editar las imágenes de Metro. 

“Obviamente que esto nos produce un gran descontento, por lo cual elaboramos un comunicado público que circuló por distintas redes sociales, y que generó una gran solidaridad por parte de nuestra audiencia y de otras agrupaciones musicales, lo cual en cierto modo nos ha servido como un catalizador en este escenario de censura y prohibición, tan típico de Chile, del Estado, y de los empresarios”, explicó Pizarro.

“ASISTIMOS A UNA CULTURA DE LA PROPIEDAD PRIVADA”

Estacion de MetroPara los músicos de Azúcar Milagro, la censura es una política de coacción que atenta contra los ciudadanos y la democracia. Por lo mismo, aseguran, la censura del videoclip “pone en evidencia que asistimos a una cultura de la propiedad privada, donde las empresas son dueñas de hacer y deshacer a su antojo, y donde las leyes no hacen más que salvaguardar dichos intereses. Otra evidencia de esto, es que Metro invierte en un buffet de abogados que se hacen su sueldo de una forma ridícula y poco humanizada, a saber, demandando a los ciudadanos que día a día gastan -por obligación- gran parte de su sueldo en “su servicio”, que por lo demás, es extremadamente deficiente”.

Para el vocalista Poncho Pizarro, no deja de sorprender que Metro S.A. invierta más dinero en abogados que en mejorar las condiciones de sus servicio, así como el escenario precario en que se desenvuelven sus trabajadores, en huelgas constantes durante los últimos meses.

“Resulta interesante que Metro aparezca dando declaraciones de que no están a favor de dichas leyes de censura, a propósito de la selfie de hace poco, pero más interesante es que Metro venda una imagen de “Metro, más Cultura”, mientras en paralelo nos demandan, siendo nosotros una banda emergente que procura aportar arte y cultura a la sociedad”, finalizó.