Un centenar de personas se manifestó este domingo a las afueras de al Catedral San Mateo de Osorno para exigir la renuncia del obispo Juan Barros, luego que este fin de semana se revelara un vídeo donde el Papa Francisco defiende la designación de Barros en el puesto.

Piensen con la cabeza y no se dejen llevar por acusaciones infundadas de los zurdos”, indicó el pontífice, agregando que “Osorno sufre, sí, por tonta, porque no abre su corazón a lo que Dios dice y se deja llevar por las macanas que dice toda esa gente”.

La única acusación que hubo contra ese obispo fue desacreditada por la corte judicial, así que por favor no pierdan la serenidad”, añadió.

Esta declaraciones del Papa generaron reacciones de inmediato entre los feligreses de Osorno quienes desde principios de este año exigen la renuncia del obispo como supuesto cómplice de los delitos sexuales cometidos por el ex párroco de El Bosque Fernando Karadima.

En este sentido, el presidente de la agrupación de laicos de Osorno, Juan Pablo Claret, indicó que “lo que estamos solicitando, nuevamente, es la renuncia del obispo Juan Barros Madrid. En primer lugar, por las imputaciones respecto al caso Karadima y, segundo, porque si se analiza el proceder de Barros desde el 21 de marzo hasta hoy, no ha sido capaz de tener una autoridad dentro de la diócesis. Ha tenido prácticas que ofenden al pueblo de Dios, como la presencia policial en las misas, vallas papales, etc.”.

En tanto, el alcalde de Osorno, Jaime Bertin, señaló que “yo le planteé una vez al obispo (Barros) que la Iglesia debía tomar una decisión lo más rápido posible, y el problema es el nombramiento de él. La comunidad no lo acepta”. Bertín agregó que “es incómodo asistir a actos protocolares a la iglesia cuando hay un grupo de la comunidad que está afuera y otro adentro; eso no puede seguir pasando”.

Quienes también reaccionaron ante las declaraciones de la máxima autoridad del Vaticano, fueron las víctimas de Karadima, entre ellos Juan Carlos Cruz, quien afirmó ser “una prueba viviente de que Juan Barros efectivamente encubría, presenciaba y facilitaba los abusos, no sé qué más necesita el Papa para convencerse de esto”.

“Lo que le importa es más la protección de los obispos y la institución, que lo que dicen las víctimas. El Papa ya no tiene la excusa de estar mal informado, sabe perfectamente lo que está diciendo y por qué”, añadió Cruz.

Las organizaciones que han llevan a cabo las protestas contra el obispo Juan Barros, anunciaron que van a trabajar junto con organizaciones internacionales, porque consideran “una ofensa” las declaraciones del Papa Francisco.