camilo-escalonaLA FALACIA
No es aconsejable escribir o intentar reflexionar desde la ira, sin embargo, en este caso resulta inevitable, porque al leer las declaraciones del pasado miércoles del Sr. Camilo Escalona vertidas en la radio del canal trece, para cualquier persona medianamente informada, resultan irritantes. A continuación reproduciré algunas de sus expresiones:
“Se instaló la idea de que el Estado puede financiarlo todo y eso no puede ser. No es un saco sin fondo”.

“En este sentido, el ex parlamentario añadió que “lo que hay acá es la idea de que toda solicitud es justa. Toda solicitud tiene que resolverse en su mérito, verse de acuerdo a su realidad concreta”.

“Esos pequeños y múltiples gastos están presionando de forma tal, que el Estado no va a tener los recursos para financiar sus prioridades (…) Estamos en un momento muy delicado desde el punto de vista del impacto del gasto en la situación macroeconómica del país. No es posible continuar presionando la caja fiscal”[1]

Podemos observar que de cierta forma, renace el personaje que afirmó que discutir el cambio de la constitución era como fumar opio, en ese caso existía cierta percepción de un desafío, porque había un matiz abstracto al referirse a la constitución quedando oculta su defensa del capital nacional e internacional, que ha sido la principal tarea que ha cumplido este cuarto de siglo. No obstante, lo que ahora declara, tiene al menos dos aristas que motivan estas líneas, primero una falta de respeto hacia los trabajadores y su dignidad y por otro lado un intento de mensaje para erigirse como aquel que tiene la suficiente valentía y seriedad en asuntos de Estado.

LOS HECHOS
Lo que no se dice o se divulga como las palabras de este ex senador socialista se puede comprimir en los siguientes antecedentes:
– La dotación de personal civil, en régimen de planta del gobierno central aumentó entre el año 2003 y el 2012 de 83.600 funcionarios a 85.024, es decir tuvo un incremento de un 1,70 %. En cambio el personal a contrata subió en el mismo período de 77.661 personas a 125.528 funcionarios, equivalente a un 61.63 %. Esta categoría implica que las personas están sujetas a la tensión que significa renovar su contrato cada año y en muchos casos implica precariedad en sus cargos.

– Respecto de los honorarios, los funcionarios en el año 2006 ya sumaban 29.840 personas que representaban un 17,34 % del total de la dotación, en el año 2012 los honorarios eran 33.185 equivalentes a un 15,45 %.

– El Indice Nominal del Costo de la Mano de Obra de la administración pública disminuyó en Agosto de este año en un 0,3 %. [2]

– De acuerdo a la escala única de sueldos actualmente un ministro gana 23 veces el ingreso de un empleado grado 24. Y el sueldo del ministro es 15 veces el de un profesional grado 23[3]

No es necesario continuar con cifras para entender que las palabras del Sr. Escalona se asimilan al concepto, en que la función del aparato del Estado fue desprestigiada sistemáticamente por todos los medios a partir del año 1973, fecha desde la que se comienza a expandir el concepto de modernización del Estado. En realidad la llamada modernización ha sido remplazada por un proceso de precarización que este señor ha encabezado entre otros con su camarada Ricardo Lagos, que durante su gobierno mediante la neutralización de los trabajadores organizados y un conjunto de leyes apropiadas para el capital, produjo la peor distribución del ingresos de este cuarto de siglo, cuando en el año 2006 de cada 1.000 pesos de riqueza que se produjo en Chile, las remuneraciones se quedaban solo con 348 pesos en cambio las utilidades capturaban 543 pesos. [4]

Como podemos observar las palabras del ex senador socialista, reemplazan los argumentos por palabras grandilocuentes y prepotentes, similares a las expresadas por sus amigos del gobierno, para combatir a los trabajadores del registro civil. El Sr. Escalona no considera en absoluto la valentía y dignidad de una dirigente como la Sra. Nelly Díaz y lo que ella representa.

[1]<www.t13.cl/radio>
[2] <www.ine.cl>
[3] <transparencia.dcyf.cl>
[4] Banco Central de Chile