Educacion gratuita
“La DC está a favor de la gratuidad porque rompe barreras de desigualdad. Pero tener buenas ideas no basta, se requiere hacerlo bien y distribuir los recursos con justicia. Como Democracia Cristiana proponemos que accedan a este beneficio: las universidades y CFT del Estado; las universidades privadas acreditadas (al menos 4 años) y sin fines de lucro, además de los centros de formación técnica e institutos profesionales acreditados que manifiesten su voluntad de transformarse como instituciones sin fines de lucro”.

Con esas palabras la Democracia Cristiana planteó este fin de semana durante su Congreso Nacional Ampliado su postura frente al debate de gratuidad. Postura que, como han planteado casi a forma de amenaza desde la colectividad, condiciona su apoyo a la glosa de gratuidad a votarse este miércoles en la Comisión Mixta de Presupuesto.

Primero hubo una columna de Ignacio Walker al Mercurio, luego una ofensiva en el Congreso para incorporar a CFTs e IPs más la postura definida en el Congreso Nacional Ampliado, y el día de ayer se reunieron los jefes de bancadas de la DC Carolina Goic (Senado) y Ricardo Rincón (Cámara de diputados) con el ministro de Hacienda Rodrigo Valdés para discutir la incorporación de esas instituciones, además de la ampliación de los recursos de las Becas Nuevo Milenio, que justamente consideran estas instituciones y cuyos montos, según afirma el Consejo de Institutos Profesionales (IP) y Centros de Formación Técnica (CFT) Acreditados, Vertebral, han sido rebajado un 7,3%.

Según plantearon algunos parlamentarios DC y PPD, el ministro de Hacienda estaría pensando en reconsiderar la propuesta, bajando de un 50% a un 40% la cobertura de alumnos más vulnerables para así poder llegar a más instituciones.

Diversos sectores y personas han criticado la actitud de la DC, entre ellas la diputada y presidenta de la Comisión de Educación, Camila Vallejo. “Claramente, si la derecha no quiere apoyar esto y ha amenazado con mandar al Tribunal Constitucional la gratuidad, y ahora se suma la DC, obviamente esto se rechaza, y eso, desde el punto de vista político, no es solamente dañino para el Gobierno o la Presidenta, es dañino para los estudiantes que tenían visto, pensado, y proyectado el 2016 estudiar gratuitamente, y que hoy día no tienen condiciones para poder pagar. Entonces, es un impacto social-político tremendo, y no sé si van a poder hacerse responsable de aquella determinación”, dijo.

La senadora DC Carolina Goic defendió a su partido diciendo que “Nosotros somos activos promotores de la gratuidad, creemos que es fundamental poder cumplir con el compromiso, avanzar el próximo año en gratuidad efectiva, en eso no hay ninguna duda”

Preocupación del Consejo de Rectores
“Respetamos las diferencias de las coaliciones políticas, pero hay que hacer un esfuerzo porque no tenemos más tiempo para estimar en dudas”, manifestó a Radio Cooperativa el vicepresidente del Cruch, Aldo Valle.

Asímismo, el rector de la Universidad de Valparaíso planteó la preocupación de los planteles del Cruch por los montos. “Hay varias instituciones nuestras que no tienen claridad de los ingresos que tendrían con la gratuidad. El problema es quedar con déficit porque nosotros tenemos que formular nuestros presupuestos para el próximo año. Por eso necesitamos la información”, dijo.

Respuesta de la Confech
En conversación con eldesconcierto.cl, la vocera de la Confech y presidenta de la Federación de Estudiantes de la Usach, Marta Matamala, señaló que el gobierno ha llevado la discusión sobre gratuidad “horriblemente”.

“La gratuidad debería ser una ley, no una glosa. No existe claridad para le gente, quién se va a ver beneficiado ni en las instituciones se conocen los montos. este proceso debería contar con participación de todos los actores para así estar todos de acuerdo en quiénes serán los primeros, lo segundos, y con qué montos”, dijo Matamala.

También se refirió a la postura de la DC sobre la incorporación de CFT e IP a la gratuidad: “La gratuidad para esas instituciones es un horizonte deseable, pero esta demanda la han levantado los sectores más conservadores para fortalecer un negocio sin ningún tipo de regulación. Esto debe dejar de ser un chantaje de parte de los grupos conservadores para seguir metiendo al mundo privado en educación”.

Cabe recordar que la Democracia Cristiana tiene una fuerte relación con el sector privado en la educación: Gutemberg Martínez, Edmundo Hermosilla, Marigen Hornkhol y Walter Oliva son socio de la Universidad Miguel de Cervantes;  Oliva tiene cuatro sociedades sostenedoras de colegio, además de otros demócratacristianos que tienen relación con las Agencias de Asistencia Técnica Educacional (ATE) y fundaciones educacionales.

Consultada sobre la propuesta DC de que CFTs e IPs cambien para ser sin fines de lucro, la presidenta de la Feusach señaló que “ninguna institución de educación debería ser con fines de lucro. Debería ser un criterio de existencia, no de obtención de beneficio. Estas instituciones no tienen ninguna regulación, tenemos casos de CFT pequeños que han cerrado y sus estudiantes quedan a la deriva. Tienen que existir criterios claros relacionados a la calidad educativa y a la fiscalización de estas instituciones”.