Este martes en Francia y a través de las redes sociales se ha convocado al evento #TousAuBistrot, todos al “bistró”, aquellos lugares donde se come y se bebe lo típicamente francés. La idea difundida a través de Facebook y Twitter busca que los parisinos salgan a cenar fuera de sus casas para superar el miedo tras el segundo atentado ocurrido en ese país en menos de un año, supuestamente perpetrados por grupos yihadistas vinculados al Estados Islámico (ISIS por sus siglas en inglés).

Si bien es valorable la acción que se impulsa mediante la millonaria red social, aún esperan libios, yemenitas, iraquíes, kurdos, turcos, bahreiníes, egipcios y sirios, que la página creada por el estadounidense Mark Zuckerberg se acuerde de los millones de usuarios que tiene por aquellas tierras a la vera de occidente.

Hoy las bombas que en sus barrigas contienen el mensaje “From Paris with love” caen sobre la ciudad siria Al Raqqa, habitada en su zona urbana por más de 220 mil personas y autoproclamada capital del poderoso grupo muyahidí sunita Estado Islámico. Pero la rabia de occidente hace 4 años que se viene sintiendo en la nación árabe, donde Estados Unidos y sus aliados han decidido apoyar la subversión de grupos rebeldes contra el gobierno sirio, en un país ubicado en una zona estratégica para la distribución del petróleo.

Hasta ahora millones de personas a través de las redes sociales han manifestado su solidaridad ante los ataques perpetrados en siete puntos de París, con herramientas que las redes sociales han dispuesto para los usuarios. Al mismo tiempo, muchos han criticado a las plataformas respecto a la falta de empatía con quienes sufrieron ataques previamente en Turquía hace unas semanas, en Beirut horas antes que en París o en los bombardeos contra Siria.

Las muertes que valen más y menos

Este fin de semana, a tan sólo 48 horas del atentado, el blog de Èric Lluent tuvo 7 millones de visitas tras la publicación de su artículo El peligro de ponerse la foto de perfil con le filtro de la bandera francesa. En él, el periodista de origen catalán analiza el porqué la aflicción de los usuarios ante los atentados en París y no ante los ocurridos en Beirut, responsabilizando en ese sentido a la “influencia de los grandes medios que con su acción o inacción construyen muros entre sociedades que parecen infranqueables”.

Comparte el criterio de Lluent el también periodista y analista internacional chileno Pablo Jofré, quien en conversación con eldesconcierto.cl no titubea en achacar la empatía del mundo hacia Francia debido a que “nuestras sociedades están impregnadas de una mentalidad colonial”.

“A la hora de comparar atentados terroristas, es más lamentable para nuestra mente esclavista y colonialista el que mueran franceses, a que mueran libaneses”, dice Jofré, agregando que los usuarios de las redes sociales “lamentan mucho más los 129 muertos franceses, pero les da lo mismo 250 mil sirios”.

Otra de las críticas que tuvo una profunda repercusión en las redes, fue la del bloguero libanés, Joey Ayoub, quien cuestionó que la herramienta de Facebook Safety Check, aplicación para que los usuarios informasen a sus contactos de que estaban bien durante los atentados en París, no se haya activado después de los ataques ocurridos en Beirut.

“A la hora de comparar atentados terroristas, es más lamentable para nuestra mente esclavista y colonialista el que mueran franceses, a que mueran libaneses”, dice Jofré.

“Parece que en el mundo las muertes de mi pueblo en Beirut no importan tanto como las muertes de París”, comentó Ayoub.

En respuesta a la críticas, el vicepresidente de crecimiento de Facebook, Alex Schultz, aclaró que la herramienta Safety Check, “había sido creada para ser utilizar en caso de catástrofes naturales”, pero que eligieron activarla en París “porque se observó una gran actividad en Facebook”.

“Un ataque contra la humanidad”

Junto al rechazo que millones de usuarios hicieron presente a través de las redes sociales, también se pronunciaron los gobiernos del mundo y sus representantes quienes raudamente condenaron los ataques realizados en la capital francesa.

Tal vez el que más llamó la atención, tanto por quien lo dijo como por el contenido, fue el del presidente estadounidense Barack Omaba, quien señaló que lo ocurrido el viernes 13 “no es un ataque contra París y Francia, es un ataque contra la humanidad”.

El severo juicio de Obama sobre los atentados en París, soslayó los que previamente ocurrieron en Beirut o en Ankara, lo que para el analista Pablo Jofré es una prueba clara de que obviamente “los líderes occidentales siempre van a considerar como barbarie que se atente contra sus países”.

Al mismo tiempo “van a considerar que es lamentable, o parte de los daños colaterales, o parte de un tremendo error, el que se asesine a miles de civiles en guerras donde ellos participan, donde ellos las financian, donde ellos lo avalan”, considera Jofré.

Barack Omaba señaló que lo ocurrido el viernes 13 “no es un ataque contra París y Francia, es un ataque contra la humanidad”.

Probablemente las críticas a las redes sociales y a Obama, tienen que ver con lo que considera el periodista catán Èric Lluent sobre el “dramatismo” con el que se cubren noticias cuando son atentados ocurridos en Europa o Estados Unidos, algo que contrasta con “el silencio que impera o la frialdad a la hora de exponer cifras de muertos cuando se trata de un atentado que ha tenido lugar en el conocido como Mundo Árabe”.