Este martes en el Juzgado de Garantía de Valdivia se inició el juicio a Jaime Uribe Montiel, joven mapuche que participaba de un Trawun en el LofMarriaoCollihuinca el día 9 de enero en las riveras del Rio Pilmaiquén y que tras el violento desalojo que resultó con un total de 11 personas detenidas, Uribe fue formalizado por porte ilegal de armas y homicidio frustrado.

La fiscalía a cargo de Sergio Fuentes, solicita una pena de 10 años y un día por el supuesto homicidio frustrado contra el Mayor Juan Pablo Ríos, luego de un forcejeo durante los violentos desalojos. A esto se suman otros cargos como porte ilegal de armas y de municiones.

Sin embargo, para la Machi Millaray Huichalaf existe un trato desigual ante la justicia ya que, “Miguel Antiqueo quién perdió el ojo por un disparo con perdigones en su rostro, se encuentra hace 9 meses preso en la cárcel de Río Bueno y no existen responsables”, aunque señalan que el culpable es el mismo Mayor Juan Pablo Ríos quien estaba “a cargo del operativo y hoy se encuentra libre”.

Contradicciones en los testimonios de carabineros

Marcos Montiel, vocero y familiar de Jaime Uribe, explica que en el transcurso de los testimonios de Carabineros se han contrapuesto versiones disímiles de los hechos: “primero el Mayor Ríos dijo que habían 3 carabineros que redujeron a Jaime, luego salieron otras declaraciones de un Cabo quien afirma que eran 7 quienes redujeron al peñi, y supuestamente el se zafó y en ese momento habría apuntado un arma hacia carabineros y disparó”.

Para el vocero, las versiones sobre “el homicidio frustrado no cabe en ninguna cabeza, nosotros no tenemos la intención de andar matando carabineros, si el enemigo no son ellos, ellos son mandados de los grandes capitales”.

Torturas contra Jaime Uribe

Mediante un comunicado emitido en septiembre, la familia  denunció las torturas realizadas contra Jaime en la carcel. Sobre estos hechos, Montiel es categórico: “lo que se  está jugando aquí son los intereses capitalistas de algunos empresarios energéticos a costa de lo que sea, a costa de destruir cultura, a costa de encarcelar gente, de tortura”.

Contexto: La lucha por proteger NgenKintuante

Actualmente la comunidad LofMarriaoCollihuinca es de 15 hectáreas y se encuentra al interior del Fundo LumacoBajo de aproximadamente 300 hectáreas, de la que es dueño Edmundo Cortéz. Según Marcos Montiel, Cortéz habría usurpado las tierras durante dictadura, lo que ha condenado a las familias mapuche a vivir en pobreza y en esa pequeña reducción.

En ese contexto, es que las familias y organizaciones mapuche han iniciado procesos de recuperación de territorios y la defensa del NgenKintuante, los que se han visto amenazados gravemente por los latifundios y la Central Hidroeléctrica Osorno que pretende ser construida en el Rio Pilmaiquén y producir 54,3 MW.

Marco Montiel explica la gran relevancia que tiene este lugar ceremonial: “el NgenMapuKintuante es una fuerza elemental, es una fuerza de la naturaleza a la que vamos a pedir fuerza y buena vida, y eso se lleva hace muchísimos años, está desde siempre ahí. En el NgenMapuKintuante convergen varias comunidades que van a hacer su Lepun”.

En ese sentido, “el Kintuante es donde nosotros rendimos cuenta de como fuimos en la vida, nosotros pasamos a rendir cuentas al NgenMapuKintuante, y nuestras almas viajan a través de los ríos en el agua, así viajan por eso los ríos no pueden ser intervenidos, porque si son intervenidos, nuestras almas no pueden pasar, quedan estancadas y toda nuestra existencia como gente seria en vano, o sea haga lo que haga como humano, no importaría no trascendería”.

MillarayHuichalaf, Machi de la comunidad Roble Carimallín explica que “desde que llegó la Central Hidroeléctrica a la zona, comenzó a dividir a las comunidades, donde antes existía una coexistencia pacífica entre todos y la tierra, la Central llegó a tirar dinero a la gente y lamentablemente hay  dirigentes funcionales que se han vendido a la central. La Central ha levantado comunidades jurídicas indígenas para negociar y eso ha provocado destrucción”.

“Genocidio cultural”

“Por eso nosotros hablamos de un genocidio cultural, el Estado Chileno pretende hacer un genocidio, porque acá no convergen una, ni dos, ni tres comunidades, sino todas y es un lugar único del Walmapu (país mapuche). Si nosotros dejamos que nos corten ese lugar que nos eliminen ese lugar, ¿qué mas esperamos para el resto de los lugares que no tienen la connotación que tiene ese lugar?, o sea, aquí están atacando al corazón del pueblo mapuche, aquí están  dando una estocada de muerte a nuestra cultura”, afirmó el vocero y werken Montiel.