Al menos 27 personas murieron tras la toma de 170 rehenes que este viernes se realizó en Bamako, capital de Malí, tras un asalto perpetrado por un grupo de hombres armados al hotel Radisson Blu, según informó un portavoz del Ministerio del Interior del país africano a la agencia France Press.

Hasta ahora, el asalto ha sido reivindicado por el grupo yihadista Al-Mourabitoun, afiliado a la red Al Qaeda en África, compuesto mayoritariamente por árabes y tuaregs (etnia norafricana).

30 de los rehenes eran trabajadores del hotel y 140 huéspedes, mientras que los medios locales aseguran que las 80 primeras personas liberadas, lograron salir gracias a un operación de las fuerzas de seguridad malienses.

“Nuestras fuerzas especiales han liberado a los rehenes y otros 30 han sido capaces de escapar por su cuenta”, dijo el ministro de Seguridad de Malí, coronel Salif Traoré.

Los atacantes que irrumpieron en el hotel, habrían gritado “¡Alá es grande!”, aseguraron fuentes de seguridad a la agencia Reuters, quienes informaron que dos guardias habrían sido heridos en el ataque.

En tanto el presidente de Francia, François Hollande, dijo a primeras horas que entre los rehenes tomados en Bamako había turistas y empresarios de “diversas nacionalidades”, posteriormente se confirmó que habían siete ciudadanos chinos, seis trabajadores de las aerolíneas turca, 20 personas procedentes de la India y a lo menos seis ciudadanos estadounidenses.

El asalto se realizó un día después de que el mandatario español, Mariano Rajoy, señalara estar dispuesto a que su país releve y tome el mando que asumen actualmente las tropas francesas en varios frentes africanos, entre los que estarían la República Centroafricana y el apoyo a misiones militares en Senegal.

Captura de pantalla 2015-11-20 a las 9.31.30 a.m.