Horas después de la victoria en las elecciones presidenciales de Mauricio Macri, el diario argentino La Nación publicó una editorial que ha generado polémica en el país trasandino.

La columna cuyo título es “No más venganza“, insta a “sepultar las ansias” de revancha, refiriéndose a los hechos ocurridos durante la dictadura militar argentina (1976-1983), los que la editorial califica como “las mentiras sobre los años 70“.

Los trágicos hechos de la década del setenta han sido tamizados por la izquierda ideológicamente comprometida con los grupos terroristas que asesinaron aquí con armas, bombas e integración celular“, señala la editorial sobre los grupos de resistencia formados durante la dictadura de 1966 a 1973 y que fueran exterminados por los gobiernos peronistas y la Junta Militar de 1976, grupos que la editorial compara con “quienes provocaron el viernes 13, en París, la conmoción que sacudió al mundo“.

Aquella izquierda verbosa, de verdadera configuración fascista antes y ahora, se apoderó desde comienzos del gobierno de los Kirchner del aparato propagandístico oficial“, señala la editorial.

La columna del diario argentino acusa al kirchnerismo de distinguir “con la absurda calificación de ‘juventud maravillosa’” a los “grupos entrenados para una guerra sucia” y plantea “cuestiones urgentes por resolver” sobre “el vergonzoso padecimiento de condenados, procesados e incluso de sospechosos de la comisión de delitos cometidos durante los años de la represión subversiva y que se hallan en cárceles a pesar de su ancianidad“.

“Son a estas alturas más de trescientos los detenidos por algunas de aquellas razones que han muerto en prisión, y esto constituye una verdadera vergüenza nacional”, agrega el texto.

Continúa indicando que “la cultura de la venganza ha sido predicada en medios de difusión del Estado y en las escuelas habituadas a seguir las pautas históricas nada confiables del kirchnerismo”.

Periodistas del propio medio han repudiado la editorial a través de redes sociales, acción a la que se ha sumado el Sindicato de la Prensa de Buenos Aires entre otros organismo gremiales.

Lea la editorial completa aquí.