Ayer, Sindy Ortiz, la madre que sufrió la separación de su hija por haber confesado que fumó marihuana durante el embarazo, recibió de vuelta a su bebé.

Esto luego que el hospital Las Higueras, ubicado en Talcahuano, decidió aislar a la madre de su hija recién nacida, bajo el alero de que la madre había consumido estupefacientes y por eso podría afectar la salud de la pequeña.

Después de 12 días en el que se debatió el tema, ayer martes el recinto de salud le devolvió la niña a su familia.

Sindy Ortiz y su pareja, Cristopher Montorfano, agradecieron a las personas que presionaron para que el hospital les devolviera su bebé y también comentaron el sufrimiento que sintieron con el hecho.

Según informa 24 Horas, la madre recordó que “fueron días muy traumáticos para mí. Había noches en que no dormía nada, y si no fuera por el apoyo de Cristopher, yo no sé si estaría viva porque de verdad que lo he pasado muy mal con todo lo que me hicieron”.

Ambos admitieron que no tienen claridad sobre por qué el hospital les dejará tener a la pequeña.

Por su parte, el padre de la niña, dijo que “se dieron cuenta de que nosotros somos gente tan sana y tan normal como cualquiera”.

Respecto a posibles acciones judiciales contra el recinto, la pareja dijo que no lo ha pensado ya que están concentrados en pasar el mayor tiempo posible con su bebé.

Estamos enfocados en formar el apego que nunca se formó, darle el pecho que nunca se le dio. Por ahora no nos interesa mucho ese tema”, concluyó el papá.