La Central Unitaria de Trabajadores (CUT) está inquieta. Esto porque esperan que la reforma laboral se despache en enero, tal como la Nueva Mayoría prometió durante la campaña.

Entrevistada en Radio ADN, la presidenta de la agrupación, Bárbara Figueroa acusó que existe un grupo de senadores que está chantajeando al gobierno para que cambie sus ejes programáticos. 

Ahora somos rehenes, a propósito del tema futbolístico, de un grupo de senadores que no quieren o producto de su voto están chantajeando a la coalición para que cambie eje programáticos”, denunció.

“Yo preferiría que este debate lo cerráramos en enero y respetásemos los acuerdos programáticos y la coalición responda con aquello que se comprometió con el país“, agregó.

Todo esto se agudizó luego que el Gobierno no descartó retrasar la tramitación de la reforma laboral por falta de acuerdos en el parlamento, bajo el argumento de las cifras macro económicas.

“Esto lo que hace es develar no solo diferencias técnicas, sino diferencias políticas e ideológicas profundas, hay gente que no cree en el sindicalismo y finalmente si no tiene la convicción será difícil que apoyen la reforma, lo que uno espera es que esas opiniones se sinceren, que no digan ‘miren estamos preocupados de las pymes’ porque detrás de eso no estamos haciéndonos cargo de los problemas de las pymes”, sentenció Figueroa.