El año 2002 el Congreso de la Nación de Argentina dictó la ley que creó el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Se trata del 24 de marzo, dado que en esa misma fecha pero en 1976 se gestó el Golpe de Estado que impuso la dictadura civil- militar en el país trasandino hasta 1983. El objetivo de la creación del Día de la Memoria era propiciar una jornada de reflexión para que Argentina no vuelva a caer en manos de los responsables de la desaparición de cerca de 30 mil personas.

En este sentido, organismos de Derechos Humanos ven con recelo las políticas referidas a derechos humanos y memoria que ha impulsado el recién asumido gobierno argentino, que conduce el empresario de la alianza Cambiemos, Mauricio Macri.

Desde el inicio de su mandato el Presidente argentino ha firmado una serie de decretos que implican un radical giro respecto a las políticas que impulsaron los gobiernos kirchneristas por más de una década.

Ante los decretos y los masivos despidos, diversas organizaciones sociales y rostros de la cultura argentina se han movilizado para defender uno de los logros más sustanciales en materia de memoria y Derechos Humanos, como lo es el Archivo Nacional de la Memoria (ANM). Fue así que este sábado 9 de enero se lanzó la campaña “Memoria, verdad y justicia: El archivo no se toca”, iniciativa que fue acompañada por artistas y dirigentes sociales, quienes a través de un “abrazo simbólico al archivo”, exigieron al gobierno argentino no intervenir en el organismo.

Captura de pantalla 2016-01-13 a las 12.08.58 p.m.Vuelta a la página

El 2003 el ahora Presidente de Argentina lo dijo con todas sus letras en un programa de televisión encarando al entonces mandatario venezolano Hugo Chávez: “¿a su país le gusta hablar siempre del pasado? Nosotros dimos la vuelta a la página”. Hoy la frase dicha por Macri hace 12 años podría hacerse realidad.

En ese sentido, podría referirse hoy al Archivo Nacional de la Memoria, organismo que se encuentra en peligro del pleno cumplimiento de su función. Los impulsos del nuevo gobierno argentino extiende sus brazos hacia nuevas relaciones económicas que implican directamente a grupos empresariales cómplices de la dictadura cívico militar. Es por ello necesario “la vuelta de página” para que esos nuevos horizontes económicos puedan surgir a manos de los verdugos de antaño y sus cómplices.

Concretamente desde el ANM denuncia la llegada de Luis María Blaquier como encargado del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, organismo dependiente de la Administración Nacional de Seguridad Social. Blaquier es sobrino del presidente de la Sociedad Anónima Agrícola Industrial Ledesma, Carlos Blaquier, quien fue procesado hace casi tres años en dos causas como cómplice de la privación ilegal de libertad a 29 trabajadores de su ingenio, hecho ocurrido entre marzo y julio de 1976, a comienzos de la dictadura militar.

Es por esto que a través de un comunicado, desde el archivo se hacen la pregunta, “¿Cómo van a investigar si son parte de la construcción política de Cambiemos?”.

Cuadro de la artista plástica argentina Guadalupe Marín.

Cuadro de la artista plástica argentina Guadalupe Marín.

“Despolitizar las políticas de Derechos Humanos”

Ubicado desde 2013 en el centro de detención, tortura y desaparición la ESMA (ex Escuela de Mecánica de la Armada), el Archivo Nacional de la Memoria es presidido por Horacio Pietragalla, ex diputado, hijo de desaparecidos y uno de los 119 nietos recuperados por las Abuelas de Plaza de Mayo.

Pietragalla fue designado el 6 de diciembre de 2015, por la entonces presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner, quien cuatro días antes de abandonar la Casa Rosada lo puso a cargo de la ANM por cuatro años. Ahora Pietragalla se tambalea en el puesto, pues el archivo no sólo contiene los testimonios y documentos que de las víctimas de la dictadura, sino que también todos los juicios que se han desarrollado por delitos económicos y que revelan la complicidad civil empresarial.

Las denuncias hechas por ANM y su representante sobre una posible intervención del organismo se sustentan en las reuniones que han tenido con el actual secretario de Derechos Humanos del nuevo gobierno, Claudio Avruj, quien ha señalado que la remoción de Pietragalla se hará cuanto antes, con el argumento de que “se trata de temas del Ejecutivo”.

“Un gobierno que asume en el marco de un proyecto sostenido por los mismos grupos económicos que se beneficiaron con la última dictadura cívico-militar”.

“Dicen que quieren despolitizar las políticas de Derechos Humanos y están haciendo una persecución a todas las personas que son kirchneristas, en todos los lugares donde desembarcaron sus directores, sus secretarios, y están interrogando al personal, preguntándole dónde votaron, por quién, haciéndoles abrir el Facebook delante de ellos para verlo. Hoy existe una persecución política a los empleados públicos y casi más de diez mil despidos en las distintas dependencias de la administración, a menos de un mes que asumió este gobierno”, denuncia Pietragalla.

“Los organismos (de Derechos Humanos) son el controlador con el Estado para salvaguarda de la memoria colectiva en relación a nuestra historia más reciente, a través de los documentos escritos, testimonios orales, fotografías que las víctimas fueron acercando al ANM con el fin de que sean guardados, depositando una confianza que es intransferible a un gobierno que asume en el marco de un proyecto sostenido por los mismos grupos económicos que se beneficiaron con la última dictadura civil-militar”, concluyó.