Este sábado se anunció en Viena, Austria la implementación del acuerdo nuclear del G5 +1  (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia, China y Alemania) denominado “Plan integral de acción conjunta”que fue parte de una negociación compleja entre Irán y las seis potencias, jugando un papel clave la jefa de la diplomacia europea Federica Mogherini.

El canciller iraní, Mohamad Yavad Zarif  ha saludado la implementación del “histórico” acuerdo nuclear alcanzado con el Grupo 5+1 y asegura que su eficiente aplicación fortalecerá la paz, y la seguridad regional e internacional. Afirmando que “Todas las sanciones económicas y financieras multilaterales y nacionales relacionadas con el programa nuclear de Irán se levantan (este sábado) de acuerdo con el JCPOA”.

La Onu, Unión Europea y EEUU levantan sanciones contra Irán 

La AIEA ( Agencia internacional de energía atómica) ha emitido un reporte que detalla el cumplimiento de las obligaciones de Irán con su programa nuclear de caracter pacífico. En este contexto, la ONU ha levantado las sanciones antiraníes tras la publicación del reporte de la AIEA que confirma que Irán ha cumplido con sus obligaciones definidas en el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA).

 La Unión Europea y Estados Unidos también han levantado las sanciones adoptadas en contra de Irán por su programa de energía nuclear. El secretario de Estado  de EEUU. John Kerry aseveró en su discurso que: “Les puedo confirmar que la Agencia Internacional de la Energía Atómica (AIEA) ha verificado que Irán ha implementado todas sus obligaciones (…) las obligaciones de EE.UU. sobre las sanciones también ya están en vigor”.

Las implicancias del acuerdo nuclear y levantamiento de sanciones 

Uno de los primeros efectos de la implementación del acuerdo es para el mercado del petróleo en la economía mundial. Irán tiene la cuarta mayor reserva de petróleo del mundo (150.000 millones de barriles) y la segunda mayor reserva de gas natural del planeta. Este acuerdo nuclear tiene una dimensión política- económica que abre oportunidades comerciales para Irán y nuevos socios de Occidente.

Los que miran este acuerdo y el levantamiento de sanciones internacionales contra Irán con el ceño fruncido: Arabia Saudí e Israel.