El trámite de la Reforma Laboral está entrampado en el Senado. Ese es el principal motivo de molestia entre los trabajadores, que ven que hace un año se envío el proyecto al Parlamento y aún no sale con luz verde.

Para Nolberto Díaz, vicepresidente de la CUT, el retraso es la aprobación es señal de la falta de conducción del gobierno. En entrevista con el Diario Financiero, recalcó que la falta de acuerdo, principalmente entre los senadores PPD y DC, es “penoso y lamentable. Una vergüenza que 8 senadores de la centro izquierda, a 25 años del retorno a la democracia, aún no entiendan que hay una deuda pendiente con el mundo del trabajo. Qué les pasa a estos señores que no escuchan ni ven que 1 de cada 2 trabajadores chilenos gana menos de $350.000″.

“Este proyecto de ley es un proyecto del gobierno, no de la CUT. Desde el primer día dijimos que este proyecto no sólo era insuficiente, sino que además el original contenía evidentes retrocesos, graves omisiones y la tonta idea de criminalizar la huelga”, agregó.

El dirigente aseguró los principales puntos en conflicto de la reforma son los pactos de adaptabilidad, la prohibición de huelga en empresas estratégicas y la criminalización de la protesta.